Manchas y trazos
El arte de fusionar pintura y dibujo

Un libro de Felix Scheinberger

Disponible

Novedad

La historia y la academia las ha separado, pero dibujar y pintar son dos técnicas tan imbricadas que, cuando se fusionan, producen obras explosivas. Felix Scheinberger lo sabe bien y con este libro se ha propuesto mostrárnoslo de forma práctica y directa. A través de 70 breves cápsulas teóricas y visuales, el popular ilustrador alemán nos cuenta las claves de la fusión de las manchas de color y los trazos, su potencial expresivo conjunto, la historia de su segmentación y un sinfín de trucos, consejos y conocimientos que se convertirán en imprescindibles para llevar a cabo tus creaciones plásticas.

En definitiva, una invitación entusiasta a despojarnos de nuestros prejuicios academicistas y a lanzarnos a crear sin la tiranía de la tradición.

Descripción técnica del libro:

21 x 24 cm
160 páginas
Español
ISBN/EAN: 9788425232190
Rústica
2019
Descripción
Descripción

Detalles

La historia y la academia las ha separado, pero dibujar y pintar son dos técnicas tan imbricadas que, cuando se fusionan, producen obras explosivas. Felix Scheinberger lo sabe bien y con este libro se ha propuesto mostrárnoslo de forma práctica y directa. A través de 70 breves cápsulas teóricas y visuales, el popular ilustrador alemán nos cuenta las claves de la fusión de las manchas de color y los trazos, su potencial expresivo conjunto, la historia de su segmentación y un sinfín de trucos, consejos y conocimientos que se convertirán en imprescindibles para llevar a cabo tus creaciones plásticas.

En definitiva, una invitación entusiasta a despojarnos de nuestros prejuicios academicistas y a lanzarnos a crear sin la tiranía de la tradición.

Felix Scheinberger (Frankfurt, 1969) es diseñador e ilustrador especializado en el sector editorial y en escenografía. Ha llegado a ilustrar más de cincuenta libros y colabora regularmente para diversos periódicos de prestigio, trabajo que compagina con la docencia. Ha sido profesor en Maguncia, Hamburgo, Jerusalén y actualmente imparte clases de Ilustración en la Escuela Universitaria de Artes Visuales de Münster. Es autor de Acuarela para urban sketchers (2015), Atrévete con el cuaderno de dibujo (2016), Ser ilustrador (2018) y Manchas y trazos (2019) publicados por esta editorial.

Índice de contenidos
Índice de contenidos

Índice

Dibujar frente a pintar
Los motivos del divorcio
La línea frente a la mancha
El volumen
El pez que sale de la mancha
“¿Acaso no ves al rey de los elfos, padre?”
La pareidolia
El truco del botón
La silueta
Una puntualización sobre el uso del color
La proporción lo es (casi) todo…
De la mancha a la perspectiva
La mirada de topo
El coche y la pera
Contrastes
Sombras de colores
De la mancha a la línea
Cuatro dedos
El pensamiento negativo
El dibujo automático
Nuestro amigo el azar
La cocina y el arte
Empieza por algo pequeño
Destaca ciertas zonas del dibujo
La perspectiva: un clásico
La perspectiva: lo pequeño y lo grande
La perspectiva: entre el dibujo y la pintura
Pintar el espacio a partir de la mancha
Delante, al lado y detrás
Discrepancias
La perspectiva: las formas redondas
Casos especiales
El truco del marco de la diapositiva
De lo grande y lo pequeño
Las ruinas del monasterio de Eldena
las Montañas de los Gigantes
Photoshop analógico
El collage
Una lanza en favor de la copia
Espejito, espejito...
Borrar
Los coches de Matchbox
Ordenar el arte
Estructura
Colorido frente a chillón
La aplicación selectiva de los colores
Colores predominantes
Nada más que la verdad
De noche todos los gatos son pardos
Cómo animar las ilustraciones
De perros y de hombres
El dibujo de desnudo 2.0
Mírame a los ojos, cariño
El efecto Kuleshov
Soltura y virtuosismo
Cuestiones de estilo
Buenos y malos motivos
¡Las ideas!
La madre de una buena idea a menudo es una mala
Evita los tópicos
Dinámicas de grupo
Series, secuencias e imágenes con objetos ocultos
La búsqueda de opuestos
La paciencia
Dibujos que hablan
El enfoque
El tiempo en la imagen
Pintar el tiempo
Sobre el valor de nuestro trabajo
El mejor palo de selfi es el lápiz
Una buena razón

Sobre el autor

Lee un fragmento
Lee un fragmento

Dibujar frente a pintar
¡Dibujar y pintar son dos cosas completamente diferentes!

¿Eso es lo que crees?
Pues yo creo que no.

En la pintura tradicional, el dibujo es en realidad un borrador, un boceto de base. Se comienza la obra haciendo un dibujo preliminar, se transfiere al lienzo, se pinta y se ennoblece con colores al óleo hasta que el dibujo preliminar desaparece bajo la pintura, dejando sitio para el cuadro pintado, la “verdadera” obra. El dibujo es, por tanto, la etapa preliminar, mientras que la pintura representa la culminación de una obra. Y con este proceso basado en la separación entre ambas disciplinas es como aprendemos a pintar cuadros, tanto si nos gusta como si no.

Voy a ir al grano sin más dilación: sinceramente, creo que esa separación no tiene ningún sentido. Lo que sucede es que, al ponernos a dibujar, a falta de superficie, recurrimos a delinear los contornos, es decir, a trazar unas líneas que delimitan la superficie de una figura pero que, en realidad, son una extraña abstracción, porque esa línea no existe en la realidad. Lo único que esa línea marca es el límite que separa al objeto de lo que le rodea, pero ¡la gente no tiene contornos! La mancha de color que utilizamos en la pintura resulta ideal para representar la luz, la emoción, las proporciones o la densidad, pero en términos de detalle y claridad es inferior a la línea.

La separación entre dibujo y pintura que seguimos aplicando por herencia del entorno académico no es, desde este punto de vista, más que la mitad del camino hacia la obra. Es como si quisiéramos contar toda una historia con la mitad del vocabulario. Si, por el contrario, no tuviéramos que dibujar y pintar por separado, sino más bien consideráramos las imágenes como una combinación de las dos artes, avanzaríamos mucho más y, sobre todo, mucho más fácilmente.

A esa ventaja se le suma el hecho constatable de que la frontera entre los dos géneros está en constante fluctuación. El color por sí solo no basta para describir la diferencia entre el dibujo y la pintura; también podemos hacer un dibujo a color con lápices de colores, pero ¿lo convierte eso ya en un cuadro? Se puede colorear tanto con rotuladores como con acuarelas, y se pueden utilizar técnicas pictóricas en blanco y negro. A menudo pintar es simplemente dibujar con pintura, y a menudo dibujar es en realidad pintar con un pincel muy pequeño. Casi todas las obras que creamos contienen elementos tanto de dibujo como de pintura. Por todo ello, la separación tradicional de ambos géneros me parece muy poco productiva.

Desde hace unos cuantos años, el dibujo, la ilustración y el urban sketching están de moda, y cuantas más personas se interesan por estos medios de expresión, más necesario resulta plantearse la cuestión de cuál es la mejor manera de aprender a dibujar y pintar. Por mi parte, estoy convencido de que muchos de los problemas a los que nos enfrentamos cuando creamos una obra pueden resolverse mucho mejor con una combinación significativa de ambos géneros que si los abordamos desde una perspectiva aislada.

Por tanto, este libro no es “solo” un libro sobre dibujo, ni tampoco un libro que trate exclusivamente de pintura. Creo que las mejores ilustraciones se crean a través de un uso equivalente de ambos. Pintura y dibujo juntos se aprenden mucho mejor que por separado. Que las cosas se hayan hecho toda la vida de una cierta manera no significa que esa sea la manera apropiada de hacerlas hoy.

Por eso, me gustaría invitaros a dejar atrás algunas viejas costumbres y a combinar ambos géneros con audacia. En realidad, el dibujo y la pintura no son solo hermanos, sino gemelos, que difieren en sus métodos, pero tienen el mismo objetivo: crear buenas obras.

Felix Scheinberger

Copyright del texto: sus autores
Copyright de la edición: Editorial Gustavo Gili SL

Opiniones

DANOS TU OPINIÓN

Escribir Tu Propia Revisión

Estás revisando: Manchas y trazos

¿Cómo valoras este producto? *