Louis I. Kahn. Conversaciones con estudiantes

 

Casa del Libro6,98 €
Otras tiendas6,98 €

Louis I. Kahn mantuvo unas charlas con los estudiantes de la Rice School of Architecture en la primavera de 1968. Un año más tarde, estas conversaciones se reunieron en un libro que, por primera vez, se presenta al lector de lengua castellana. El texto "Luz blanca, sombra negra" introduce su pensamiento y la conversación con los estudiantes, "El diseño conduce a una forma de presencia", lo confronta.

Descripción técnica del libro:

96 páginas
Español
ISBN/EAN: 9788425225765
2002
Descripción
Descripción

Detalles

Louis I. Kahn mantuvo unas charlas con los estudiantes de la Rice School of Architecture en la primavera de 1968. Un año más tarde, estas conversaciones se reunieron en un libro que, por primera vez, se presenta al lector de lengua castellana. El texto "Luz blanca, sombra negra" introduce su pensamiento y la conversación con los estudiantes, "El diseño conduce a una forma de presencia", lo confronta.

Lars Lerup
Michael Bell
Índice de contenidos
Índice de contenidos

Contenidos:

... Leer más
Lee un fragmento
Lee un fragmento
Introducción    

Peter Papademetriou
 
9
 

Luz blanca, sombra negra
 
13
 

El diseño conduce la forma a la presencia
 
39
 
"No conozco servicio más grande
que un arquitecto pueda hacer,
en tanto que profesional,
que darse cuenta de que cada edificio
debe servir a una institución del hombre,
tanto si la institución es de gobierno,
de hogar, de aprendizaje,
o de salud, o de ocio.
Una de las grandes ausencias en la arquitectura actual
es que estas instituciones no se definen,
que se dan por hechas, tal y como aparecen en los programas,
y se convierten así en edificios".

-Louis I. Kahn

Lou: icono
Extracto de la introducción de Peter Papademetriou

Han pasado tres décadas desde la primavera de 1968 cuando, un año antes de la primera edición de este texto, Lou Kahn hablaba a sus estudiantes de Rice, a toda una generación. Aquellos muchachos de las fotografías, tan radiantes con sus camisas blancas, sentados bajo el sol de Houston, parecen de una época que el tiempo ha dejado atrás; pero Lou permanece de un modo atemporal.
Alrededor de un año antes habían aparecido dos libros que fueron los textos más oportunos de hace treinta años: New Brutalism (El brutalismo en arquitectura, Editorial Gustavo Gili, Barcelona, 1967) de Reyner Banham, y Complexity and Contradiction in Architecture (Complejidad y contradicción en arquitectura, Editorial Gustavo Gili, Barcelona, 1995) de Robert Venturi. Aunque ambos estudios confrontaban los supuestos de los arquitectos de la corriente principal de aquellos momentos, y sus posiciones eran divergentes en términos de teoría arquitectónica, tenían un aspecto en común: la significativa inclusión de Lou Kahn, como si su presencia sirviera de puente entre las principales ideologías, y legitimase aspectos de lo que entonces eran puntos de vista provocativos.
Lou Kahn fue el único estadounidense que asistió al CIAM X en Otterlo, y los valores expresados en el trabajo de sus admiradores, el Team X, eran lo más importante que se debía conocer en 1968, cuando me acababa de graduar y era el profesor asistente más joven de la Rice School of Architecture. Hablaban de una actitud más inclusiva de la historia, del carácter local y de la sensibilidad hacia la cultura básica de la sociedad. El colega más joven de Kahn, Robert Venturi, que fue mi director de tesis en Yale en 1968, aportaba estas ideas para sugerir que el paisaje popular estadounidense podía ser aprovechado mientras se reformaba, e incluso analizaba estas ideas con más detalle que Kahn, al observar notables relaciones entre Roma y Las Vegas. Entre paréntesis, quizás sea irónico que la propia arquitectura de Kahn se mantenga alejada del paisaje de Houston en aquella época: nunca construyó un edificio comercial de oficinas, e imaginaba espacios definidos que extendían la conexión entre los edificios y el contexto, hablando proféticamente de "necesidades cívicas" y de cómo "llegaremos a una ciudad sin arquitectura, y ya no será una ciudad".
Lou Kahn abandonó la idea de que la arquitectura debía ser una fuerza activa, tanto en la escala del entorno como en la de la interacción humana; hablaba de "Las instituciones del hombre," o de cómo "los edificios deben estar de acuerdo con su propia naturaleza" o de que "los arquitectos deben aprender que tienen otros derechos... sus propios derechos". Por ello, los edificios deben tener una voluntad, pero se la han de dar los arquitectos: una responsabilidad terrible y un desafío indiscutible.
Este aspecto trascendental de la visión de Kahn fue el que se mantuvo como idea central en su evolución con respecto al proyecto del entorno. La "función" dio paso a las ideas de propósito e intención, y los usos de la historia, en cuanto que representación formal, que constituyeron el centro del debate posmoderno de las décadas de los años setenta y ochenta, fueron superados por la obra de Kahn. Como explica en estas páginas, se puede percibir el pasado vivo, pero no como una cuestión de estilo, sino como un renacimiento y una parte integral del proceso de hacer. Lou Kahn habla de nuevo a través de tres décadas, y sus sensibilidades siguen siendo relevantes para una nueva generación de estudiantes de camisa blanca y de arquitectos; sus valores e ideales permanecen como postulados normativos.

Peter Papademetriou


Extracto de conversaciones con Louis Kahn

¿Se aproxima al análisis del emplazamiento del edificio de la misma manera, tratando de comprender la naturaleza del área circundante?
Al considerar la forma y el diseño, ¿surgen el uno del otro?

Normalmente, el carácter del lugar, su naturaleza, debe estudiarse porque está ahí. Uno no planta un edificio en cualquier parte ignorando la influencia de lo que le rodea. Siempre existe una relación.
La forma no tiene ni contornos ni dimensión. Tiene tan sólo una naturaleza y una característica. Está hecha de partes inseparables. Si se suprime una de esas partes, la forma desaparece. Eso por lo que respecta a la forma. El diseño es su traducción en realidad. La forma tiene existencia, pero no presencia, y el diseño la conduce a presencia. Pero la existencia es existencia mental, así que se diseña para que las cosas sean tangibles. Y eso es lo que consigues si haces lo que se podrá llamar un dibujo de forma, un dibujo que, de algún modo, muestre la naturaleza de algo. Cuando el pastor me preguntó cómo haría una Iglesia Unitaria, simplemente me acerqué a la pizarra y se lo dije, sin haber visto ninguna antes. Pero no hice un dibujo de arquitectura. Hice un dibujo de forma, un dibujo que indica la naturaleza de algo y le añade algo más. Os puedo enseñar cómo era el dibujo. Le dije: "Aquí está el deambulatorio, y aquí el pasillo, y aquí la escuela. El deambulatorio es para el hombre que no está seguro. 'Quiero pensármelo. Todavía no quiero entrar en la iglesia'. Puede que sea un católico, o un judío, o un protestante, de manera que sólo entra en la Iglesia Unitaria cuando quiere escuchar, y entra, por tanto, en el deambulatorio." Este es un dibujo de forma. Muestra la naturaleza.
"No conozco servicio más grande
que un arquitecto pueda hacer,
en tanto que profesional,
que darse cuenta de que cada edificio
debe servir a una institución del hombre,
tanto si la institución es de gobierno,
de hogar, de aprendizaje,
o de salud, o de ocio.
Una de las grandes ausencias en la arquitectura actual
es que estas instituciones no se definen,
que se dan por hechas, tal y como aparecen en los programas,
y se convierten así en edificios".

-Louis I. Kahn

Lou: icono
Extracto de la introducción de Peter Papademetriou

Han pasado tres décadas desde la primavera de 1968 cuando, un año antes de la primera edición de este texto, Lou Kahn hablaba a sus estudiantes de Rice, a toda una generación. Aquellos muchachos de las fotografías, tan radiantes con sus camisas blancas, sentados bajo el sol de Houston, parecen de una época que el tiempo ha dejado atrás;...
Leer más

Opiniones

DANOS TU OPINIÓN

Escribir Tu Propia Revisión

Estás revisando: Louis I. Kahn. Conversaciones con estudiantes

¿Cómo valoras este producto? *