ENVÍO GRATIS A ESPAÑA en pedidos superiores a 20 €

La reconstrucción del Edén
Mito y arquitectura en Oriente

Un libro de Pedro Azara

Disponible

33,65 €
Estamos acostumbrados a la omnipotencia del arquitecto; su divinización, sin embargo, se remonta a los inicios de la historia. En Mesopotamia, Enki, uno de los tres grandes dioses del panteón sumerio, era considerado como un dios-arquitecto encargado de ordenar el mundo y de enseñar a los hombres a proseguir esta tarea, componiéndolo y habilitándolo.

A través de la figura y de las acciones de Enki, en especial en el campo de la arquitectura, descritas en diversos mitos, este ensayo trata de valorar el imaginario arquitectónico y urbano mesopotámico, quizás no tan alejado del nuestro.

Descripción técnica del libro:

15 x 22cm
255 páginas
Español
ISBN/EAN: 9788425223785
Cartoné
2010
Descripción
Descripción

Detalles

Estamos acostumbrados a la omnipotencia del arquitecto; su divinización, sin embargo, se remonta a los inicios de la historia. En Mesopotamia, Enki, uno de los tres grandes dioses del panteón sumerio, era considerado como un dios-arquitecto encargado de ordenar el mundo y de enseñar a los hombres a proseguir esta tarea, componiéndolo y habilitándolo.

A través de la figura y de las acciones de Enki, en especial en el campo de la arquitectura, descritas en diversos mitos, este ensayo trata de valorar el imaginario arquitectónico y urbano mesopotámico, quizás no tan alejado del nuestro.

Pedro Azara es arquitecto y profesor de estética en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Barcelona. Además de su labor docente e investigadora, ha sido comisario de las exposiciones Casas del alma (1997) y La fundación de la ciudad. Mitos y ritos en el mundo antiguo (2000), ambas organizadas en el Centre de Cultura Contemporània de Barcelona (CCCB), Antes del diluvio. Mesopotamia 3500-2100 aC (Caixaforum, Madrid y Barcelona, 2012-2013) y From Ancient to Modern. Archaeology and Aesthetics (ISAW, Nueva York, 2015). Entre sus publicaciones se encuentran La imagen y el olvido. El arte como engaño en la filosofía de Platón (Siruela, 1995) y Castillos en el aire. Mito y arquitectura en Occidente (Editorial Gustavo Gili, 2002). Ha participado en los congresos La fundación de la ciudad (CCCB/Museu d’Arqueologia de Catalunya, Barcelona, 2000) y Arquitecturas celestiales (CCCB/Universitat Politècnica de Catalunya, Barcelona, 2006) y fue becado por la Getty Foundation en 1997, la Gerda Henckel Stiftung (Düsseldorf, 2010-2011), y el Ministerio de Educación y Cultura (Beca Salvador de Madariaga, 2014-2015). Es miembro de la misión arqueológica internacional de Tell Massaïkh (Siria, 2007-2010) y Qasr Shamamok (Iraq, 2011-), del IPOA (UB, Barcelona) y de la ASOR (Chicago).

Índice de contenidos
Índice de contenidos

Índice de contenidos:

Índice

Presentación: ¿Por qué Enki?

Ki-en-gi, o Sumer o el Edén
         El delta
         Los juncos
         El paraíso

Uru-ul-la, o la ciudad de los inicios
         La ciudad: ¿un regalo o una maldición?
         La ciudad antediluviana

Nammu, la diosa-madre de los albañiles
         El nombre de la diosa
         La matriz primordial
         El modelado del ser humano
         Umul, o el Adán sumerio
         Mu-lu2, o el hombre emplazado

Abzu, o las aguas primordiales
         El abismo
         Eridu, la primera ciudad (o la ciudad de las aguas)
         La cámara secreta
         Los planos del mundo
         El río de la vida

Enki, el buen pastor
         Enki/Ea: ¿qué nos cuenta el nombre?
         Enki y el panteón sumerio: la creación del mundo
         Los epítetos de Enki
                  Nudimmud, 'creador'
                  Mummu, 'molde'
         Enki y la recreación del mundo
         Como un padre
         Enki y el obrar del arquitecto
         La arquitectura de Enki
         Bienestar, o el pan nuestro de cada día
         La reconstrucción del Edén
         Elevación
         Arquitectura y redención
         La bondad de la arquitectura

E-engurra, o una casa sobre las aguas
         El E-engurra sobre las aguas del Abzu
         El mástil del universo
         El E-engurra y las constelaciones
                  ¿Un templo sobre o bajo las estrellas?
                  La constelación del Campo (Pegaso)
                  La constelación de la Osa Mayor
                  Venus o Itar
                  El Héroe y el Dragón
         El templo y la red

Conclusión: Enki y la ciudad durmiente

Referencias de citas
Bibliografía
Agradecimientos
Índice onomástico
Fuentes de las ilustraciones
Lee un fragmento
Lee un fragmento


Extracto de la introducción:

'Presentación: ¿Por qué Enki?

Enero de 2002. La guerra de Afganistán oficialmente ha concluido. En un viaje arqueológico a Irán con estudiantes de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Barcelona, nos alojamos en la húmeda ciudad de Abadán, situada sobre una isla fluvial, antes de partir hacia el cercano zigurat de Choqa Zanbil, uno de los dos mejor conservados y restaurados en toda la planicie de la antigua Mesopotamia.

Las chimeneas negruzgas y humeantes y una retorcida red de conductos metálicos de la mayor refinería del mundo, en un desértico descampado, rodeadas de una triple corona de alambradas asaeteadas por torres de vigilancia y de las que la maltrecha ciudad parece huir al tiempo que las necesita, configuran una extraña catedral, el pulmón que mantiene con vida y mata a la urbe arrabalera. En los alrededores, escombros y hierros retuertos en medio de una tierra abierta por las bombas. El extremo occidental de la ciudad está señalado por el Shat-al-Arab, uno de los múltiples y anchurosos brazos de los ríos Tigris y Éufrates, que se enroscan en estas tierras bajas que vierten en el golfo Pérsico, no lejos de los humedales que antiguamente configuraban el paisaje de Sumer y que hoy se hallan en el sur de Irán, junto a la frontera con Irak.
Subimos en una lancha motora que, a toda velocidad, surca, río arriba, las aguas grises y azules, rozando el invisible pero infranqueable linde con Irak, situado en el eje central del río. En la orilla, una fila de soldados iraquíes armados, en guardia, observan sin inmutarse el zigzagueante movimiento de la lancha. El río es lo único que permanece incólume en esta naturaleza expoliada.
Entonces no sabía que recorríamos, aunque del lado iraní, una de las antiguas fuentes de la vida, una imagen del espacio matricial que Enki habilitó para los seres humanos.

La reconstrucción del Edén es un ensayo acerca de la imagen que los mesopotámicos (en especial, los sumerios, de los que nace gran parte de la cultura occidental) tenían de la arquitectura y la ciudad a partir de la figura y los actos de una divinidad principal, llamada Enki (o Ea, para los acadios), engendrado por la diosa de las aguas primigenias, y a quien atribuían la ordenación del mundo y la invención de la arquitectura. Dios proyectista, promotor y constructor, urbanista, arquitecto y albañil, Enki realiza todas las tareas que tienen que ver con la planificación del territorio, así como con la fundación y la edificación de ciudades, santuarios y palacios.

Sin embargo, el interés de Enki sería más limitado si sus actuaciones fueran sólo de orden técnico, si se contentara con ser, como tantas otras divinidades menores, un dios artesano. Por el contrario, Enki es un creador o un recreador del mundo, y todas sus acciones tienen como referente el obrar del arquitecto o se instituyen en el modelo del trabajo arquitectónico.
La noción y la imagen del dios arquitecto, bien ilustrada por la conocida efigie medieval de Yahvé con un compás en la mano trazando los límites del orbe, se genera por vez primera en Sumer, y Enki es el prototipo. La creación, entonces, tanto natural o humana (la procreación) como artística, está ejemplificada por la actuación del dios constructor. (…)

Según la cosmogonía sumeria, en los inicios era el Edén, presidido o constituido por una mítica ciudad en la que moraban las divinidades: eden, en sumerio, y edinu, en acadio, significan 'campo abierto'. Esta tierra primigenia e incontaminada no sufrió con la aparición de los seres humanos, pese a la turbación que éstos podían causar. Por el contrario, aleccionados por Enki, los mortales no cesaron de fundar ciudades, de levantar templos, de cultivar la tierra, para recrear las condiciones edénicas cuando el mundo, constituido por el cuerpo o el vientre de la diosa-madre, era seguro y fecundo. Es cierto que el trabajo de la tierra era fatigoso, y que la humanidad fue creada sólo para atender las necesidades de las potencias sobrenaturales cansadas de tener que cuidarse a sí mismas. La visión mesopotámica de la vida terrenal era pesimista, sin duda. Pero dicho trabajo no constituía un castigo por haber violado el Edén, como en la Biblia, sino que honraba, que repetía, casi ritualmente, los gestos con los que Enki se había preocupado por preservar el paraíso que pertenecía a su madre, la diosa-madre. La construcción de ciudades mesopotámicas, por ejemplo -atribuidas al fratricida Caín en la Biblia-, no mancillaba la tierra primigenia ni alejaba definitivamente al hombre del Edén, sino que lo reintegraba en él. El gesto del creador y el del arquitecto tenían como fin disponer la tierra para acoger la vida, convertir el mundo en un hogar, en una casa común.

El Edén fue una ciudad, y el arquitecto, ejemplificado por Enki, velaba por mantener o restaurar dicha comunidad primigenia. Sólo se podía estar y habitar en ella; no se oponía a la ciudad sino que se presentaba como un modelo urbano, como un espacio delimitado, ordenado, edificado y edificante. El trabajo y las enseñanzas de Enki preservaron la tierra del mal. Su esfuerzo era una tarea necesaria que mantenía o renovaba la condición originaria del mundo. Para bien o para mal, el arquitecto se hizo dios gracias a Enki. (...)'

Copyright del texto: sus autores
Copyright de la edición: Editorial Gustavo Gili SL

Opiniones

DANOS TU OPINIÓN

Escribir Tu Propia Revisión

Estás revisando: La reconstrucción del Edén

¿Cómo valoras este producto? *