La banda de Pica Pau 2
20 nuevos amigurumis de Yan Schenkel

Un libro de Yan Schenkel

Disponible

Novedad

¡La banda de muñecos de crochet más famosa del mundo ataca de nuevo! Disfruta de los nuevos integrantes creados por la diseñadora Yan Schenkel y de sus sencillas y maravillosas historias. Son Satsuki Gata, que regenta una papelería, Newton Lechuza, cartógrafo de vocación, Mario Mapache, chófer de autobús y escritor en ciernes, y un montón de personajes más que podrás invitar a tu propia casa usando simplemente aguja, hilo y mucho amor. 

Materiales y técnicas: incluye una introducción a las agujas, hilados y puntos fundamentales, además de consejos sobre la tensión de las prendas, el proceso de tejeduría y las claves para leer los patrones. Seas crochetista principiante o experimentado, encontrarás respuesta a todo. 

20 nuevos personajes: una granjera, un titiritero, una directora de orquesta, un estudiante de Ingeniería Ambiental… Yan Schenkel nos regala una fantástica nueva hornada de imaginación y originalidad.

Patrones detallados: cada personaje incluye instrucciones textuales de los puntos y fotografías paso a paso, además de explicaciones y consejos prácticos sobre las técnicas utilizadas. Los personajes están ordenados por grados de dificultad para que progreses poco a poco y de acuerdo con tu nivel de crochet.

¡Disfruta de los nuevos personajes de amigurumi y acuérdate de compartir en las redes tus creaciones con la etiqueta #animalfriendsofpicapau2!

 

¡TAMBIÉN DISPONIBLE EN EBOOK AQUÍ!

Descripción técnica del libro:

21 x 23 cm
172 páginas
Español
ISBN/EAN: 9788425233005
Rústica
2020
Descripción
Descripción

Detalles

¡La banda de muñecos de crochet más famosa del mundo ataca de nuevo! Disfruta de los nuevos integrantes creados por la diseñadora Yan Schenkel y de sus sencillas y maravillosas historias. Son Satsuki Gata, que regenta una papelería, Newton Lechuza, cartógrafo de vocación, Mario Mapache, chófer de autobús y escritor en ciernes, y un montón de personajes más que podrás invitar a tu propia casa usando simplemente aguja, hilo y mucho amor. 

Materiales y técnicas: incluye una introducción a las agujas, hilados y puntos fundamentales, además de consejos sobre la tensión de las prendas, el proceso de tejeduría y las claves para leer los patrones. Seas crochetista principiante o experimentado, encontrarás respuesta a todo. 

20 nuevos personajes: una granjera, un titiritero, una directora de orquesta, un estudiante de Ingeniería Ambiental… Yan Schenkel nos regala una fantástica nueva hornada de imaginación y originalidad.

Patrones detallados: cada personaje incluye instrucciones textuales de los puntos y fotografías paso a paso, además de explicaciones y consejos prácticos sobre las técnicas utilizadas. Los personajes están ordenados por grados de dificultad para que progreses poco a poco y de acuerdo con tu nivel de crochet.

¡Disfruta de los nuevos personajes de amigurumi y acuérdate de compartir en las redes tus creaciones con la etiqueta #animalfriendsofpicapau2!

 

¡TAMBIÉN DISPONIBLE EN EBOOK AQUÍ!

Yan Schenkel es una diseñadora y crochetista argentina. Formada en diseño industrial y diseño gráfico, comenzó a tejer crochet mientras esperaba a su hijo a la salida del colegio. En 2009 empezó a mezclar sus dibujos con la técnica tridimensional y así nació la banda de Pica Pau, hoy conocida en el mundo entero. Además de diseñar sus muñecos, ha colaborado en todo tipo de proyectos, desde la ilustración de libros infantiles hasta la creación de un anuncio de crochet en stop motion. Colabora en publicaciones como Mollie Makes, The Sewing Box y Simply Crochet.

Índice de contenidos
Índice de contenidos

Índice


INTRODUCCIÓN

Cuando tejan mis patrones


MATERIALES Y HERRAMIENTAS

Aguja de crochet o gancho
Tamaños/numeración
Equivalencias de las agujas de crochet
Hilos
Algodón
Lanas
Fibras sintéticas
Grosor/peso
Otras herramientas y materiales esenciales


LA TENSIÓN EN LAS PRENDAS Y ACCESORIOS: HACER UNA MUESTRA


INTRODUCCIÓN AL CROCHET

Sujetar la aguja de crochet y la hebra (posición de la mano)
Como un lápiz
Como un cuchillo
Sujetar el hilado

LOS PUNTOS

Nudo corredizo
Punto cadena/cadeneta (abreviatura: cad)
Insertar la aguja (ubicación de los puntos)
Punto enano/raso/deslizado (abreviatura: p enano)
Unir un anillo de puntos cadena con 1 p enano (cad base para tejido tubular)
Medio punto/punto bajo (abreviatura: mp)
Punto media vareta/punto medio alto (abreviatura: pmv)
Punto mota/punto piña (abreviatura: p mota)
Punto musgo (abreviatura p musgo)
En hileras (tejido plano, ida y vuelta)
Punto mimbre/ratán/basket spike stitch
Medio punto espiga (abreviatura: p espiga)
En espiral (tejido tubular)
Medio punto elástico/punto bajo elástico (abreviatura mp elástico)
Aumentos y disminuciones
Aumentos (abreviatura: aum)
Disminuciones (abreviatura: dism)
Tejer en espiral
Anillo mágico (círculo ajustable/anilla)
Tejer a ambos lados de la cadena base
Cambio de color y unión de hebras
Jacquard y tapestry
Finalizar el trabajo
Cortar la hebra
Rematar
Bordar
Unir partes (coser)
Unir piezas abiertas
Unir una pieza con un extremo abierto a una pieza cerrada
 

LEER UN PATRÓN

Paréntesis y corchetes

PATRONES

Logan Koala
Darwin Tortuga
Satsuki Gata
Mario Mapache
Agatha Abeja

Newton Lechuza
Otis Perezoso
Henriette Cebra
Luisa Elefante
Anderson Foca
James Pato
Philip Langosta
Lupita Mono Araña
Monty Tamandúa
Javier Cabra
Nira Tigresa
Sebastian León
Thomas Aguará Guazú
Ada Corderita
Elena Ciervo
 

AGRADECIMIENTOS

Lee un fragmento
Lee un fragmento

INTRODUCCIÓN

Todavía no puedo creer haber terminado mi tercer libro. Es casi surreal. Y tampoco puedo creer que escribir las palabras preliminares siga siendo una de las partes más difíciles. ¡Me encantaría contarles tantas cosas…! Expresarles mi gratitud, hablarles de la emoción que siento por esta nueva oportunidad, transmitirles un enorme “muchísimas gracias” entre lágrimas a quienes me apoyan desde siempre (sí, ¡me refiero a ustedes!), y tomar una gran bocanada de aire y suspirar aliviada ahora que mi trabajo está acabado (pero… ¿alguna vez se termina?).

De nuevo, hacer un libro ha sido una montaña rusa de emociones.

Probablemente, intentar que esta introducción fuese simple y clara sería más fácil para todos, pero no me sale la faceta comercial y el valor emocional del libro que tienen delante de ustedes es tan grande para mí que, si no me cuido un poco, las palabras seguirán apareciendo y tropezándose unas con otras. Así que intentaré frenar un poco el flujo para no que no se pierdan en mi un tanto vertiginosa corriente de sentimientos encontrados. 

En mi libro anterior ya les conté mis comienzos y cómo es mi vida alrededor del crochet, por lo que me centraré en el nacimiento de esta criatura (si no tienen el volumen anterior, ¡deberían comprarlo ya!... Después de todo, quizá sí tenga habilidades comerciales).

Para mí, escribir estos libros comienza con un impulso casi incontenible de expandir mi mundo de personajes que quieren ser hilo y vellón; es la necesidad de hacer, tejer y compartir lo que hago. Este que están leyendo lo comencé mientras gestaba a otro ser, embarazada de cuatro meses de Luisa, mi tercera criatura humana (que mientras escribo estas palabras está a punto de cumplir dos años). No pretendo edulcorar la situación ni ocultar el estrés, los dolores de cabeza, la falta de sueño que me acompañó en esos meses... Lo sé, todo esto va ligado a las delicias de ser madre, pero también pesaron mucho en mis ganas (y tiempos) de tejer y escribir. Sin embargo, y para mi sorpresa, fui aprendiendo a golpes que, a veces, sentirse un poco atascada y frustrada puede transformase en impulso, en una energía que brota del interior de uno mientras repetimos, cual mantra: “Yo voy a poder con esto…, yo puedo con esto”. Y así aprendemos, paramos, volvemos a empezar y nos animamos a avanzar tanto en el crochet como en la vida. 

En un libro de Tina Fey —comediante norteamericana, escritora, productora y muchas cosas más— hay un capítulo en el que habla sobre sus altísimos niveles de estrés mientras trabajaba como la primera mujer productora en el icónico programa de comedia Saturday Night Live. Página tras página, describe sus interminables horas de trabajo, su falta de sueño, su ansiedad y la necesidad de satisfacer siempre las expectativas del otro antes que las propias... Después nos muestra un diagrama en el que compara sus niveles de estrés con los niveles que manejan mineros, médicos e incluso empleados de restaurantes de comida rápida un viernes por la noche. Creo que no es necesario aclarar que se reía a carcajadas de lo ridículas que resultaban sus quejas y su estrés al lado de lo que sentían todas esas otras personas. Pero, aún sabiendo que hay muchísimos trabajos más estresantes, entiende que quejarse de vez en cuando es sano, que el hecho de que otras tareas tengan más presión no implica que uno no pueda sentirse sobrepasado por las propias. A menudo, en demasiadas ocasiones, siento lo mismo.

Todos estamos acá intentando dar lo mejor, especialmente cuando tenemos que hacer malabares para lidiar con la crianza de niños que nos demandan estar siempre alerta y que ponen a prueba los límites de todo lo que los rodea (incluidos nosotros mismos). Así que esta introducción, el libro entero, es también un pequeño homenaje, una forma de reconocimiento, a todas y todos los que trabajan duro día a día, lejos de las redes sociales: sepan que están haciendo un gran trabajo, que todo esfuerzo para mantenerse en pie, para seguir hacia delante, es increíble, aun cuando no lo muestren o compartan con el mundo entero.

Desde fuera, en ese primer plano virtual, mi trabajo puede parecer muy romántico y debo confesar que vivo luchando contra ese concepto, porque realmente es un trabajo como cualquier otro, con días buenos y días que uno preferiría olvidar. En las redes sociales, uno se encuentra con cientos de imágenes idílicas, manos perfectamente cuidadas que sostienen grácilmente una aguja de crochet, mientras que una perfecta y humeante taza de café enmarca la escena. Vemos los hilos más hermosos, las mascotas que posan para la foto y una luz casi sublime que aporta a la escena el filtro perfecto. No vemos el dolor de espalda después de un largo día tomando fotografías, las manos agrietadas o el agotamiento acumulado al intentar que los hijos se mantengan entretenidos mientras uno se enfrenta a su larga lista de tareas pendientes. Ninguna de estas cosas aparece en la imagen, pero siempre lo está, justo ahí donde nadie mira o nadie quiere mirar.

Pero soy una mujer con suerte, no me puedo quejar. Bueno, sí, siempre me puedo quejar. Nací en Argentina, así que expresar lo que siento sin tapujos está en mi sangre (de hecho, quejarnos podría ser nuestro deporte nacional).

Sin embargo, ahora, y con cierta perspectiva, recuerdo el diagrama del libro que les mencioné y los mensajes de cariño y apoyo de todas las personas que tejen mis personajes, me muestran con orgullo su trabajo y comparten sus logros y sus alegrías, permitiéndome ser parte de sus vidas como mamá/maestra orgullosa de su trabajo. Y simplemente no puedo quejarme.

Solo puedo estar agradecida.

Agradecida por todo lo que este trabajo me ha dado, lo bueno que ha sido conmigo. Me ha permitido expresarme de manera creativa, conocer a gente maravillosa en todo el mundo y darle sustento a mi familia mientras diseño y tejo mis peculiares criaturas.

Agradecida por la oportunidad de estar escribiendo estas palabras, por tener una familia que me apoya y no le molestan (mucho) las enormes cantidades de hilos y muñecos sin terminar que ocupan cada rincón de la casa.

Agradecida por ser parte de este enorme grupo de personas, artesanas y artesanos que se apoyan mutuamente, celebran y disfrutan los logros de cada uno y del otro.

Agradecida por las personas que, antes de consultarme sus dudas sobre un patrón o una técnica, me preguntan cómo estoy, me dan un consejo o incluso me ofrecen su ayuda para probar un nuevo patrón o traducir otro.

Agradecida por mi gran familia extendida que, junto con la familia que vive bajo mi techo, me alienta a diario a seguir adelante con este increíble trabajo de inventar criaturas que ustedes reciben con los brazos abiertos y tanto cariño.

Así que, sin más, haciendo un gran esfuerzo para no seguir hablando, los dejo con este, mi tercer libro. ¡Nada me hace más feliz ahora que saber que ha llegado a sus manos!

Y, porque mi nerd (no tan) interno nunca se cansa: espero que este libro sea un digno sucesor, mi Imperio contraataca (en lugar de mi Ataque de los clones).

¡Disfrútenlo!

Opiniones

DANOS TU OPINIÓN

Escribir Tu Propia Revisión

Estás revisando: La banda de Pica Pau 2

¿Cómo valoras este producto? *