El campeón de judo con un solo brazo
Y otros 49 superpoderes para convertirse en un héroe creativo

Un libro de Dominik Imseng

Novedad

En el día a día del creativo hay proyectos que se encallan, bloqueos mentales difíciles de desactivar, buenas ideas que no acaban de cuajar… Son situaciones de estancamiento que requieren técnicas y recursos para lograr salir airoso de ellas. Y esto es precisamente lo que recoge este libro: 50 superpoderes creativos para hacer de cada crisis una oportunidad de replanteamiento ingenioso e innovador. A través de deliciosos relatos breves provenientes de mitos e historias reales de todos los tiempos, Dominik Imseng pone a nuestro alcance algunas estrategias que nos permitirán aprender a identificar nuestras propias carencias para convertirlas en auténticos superpoderes. ¿Estás preparado para gritar “¡Ya lo tengo!”?

Descripción técnica del libro:

13 x 28 cm
216 páginas
Español
ISBN/EAN: 9788425232121
Rústica
2019

Descripción
Descripción

Detalles

En el día a día del creativo hay proyectos que se encallan, bloqueos mentales difíciles de desactivar, buenas ideas que no acaban de cuajar… Son situaciones de estancamiento que requieren técnicas y recursos para lograr salir airoso de ellas. Y esto es precisamente lo que recoge este libro: 50 superpoderes creativos para hacer de cada crisis una oportunidad de replanteamiento ingenioso e innovador. A través de deliciosos relatos breves provenientes de mitos e historias reales de todos los tiempos, Dominik Imseng pone a nuestro alcance algunas estrategias que nos permitirán aprender a identificar nuestras propias carencias para convertirlas en auténticos superpoderes. ¿Estás preparado para gritar “¡Ya lo tengo!”?

Dominik Imseng estudió Filosofía, Filología germánica e Historia del arte y ha trabajado como periodista y columnista para el periódico suizo Sonntags Zeitung. En 1998 decidió centrarse en la publicidad y actualmente trabaja como desarrollador creativo de negocios en Zúrich. Escribe regularmente sobre creatividad e innovación en publicaciones como el NZZ am Sonntag.

Índice de contenidos
Índice de contenidos

Índice

Prólogo  : “¡Ya lo tengo!”

El obstáculo marca el camino
El rey de las patatas
El ballet de los mecánicos
Aprender a desaprender
Médicos que matan
En el bolsillo
Preguntas tontas
Pescar en lugar de cazar
Prevención creativa
El zapato que crece
Un perdedor de éxito
El casco que no lo es
El desencanto del mago
¿Quién no eres?
Desnudo en Piccadilly Circus
“Du-dum… du-dum...”
Primera clase
P.d.: ¡Te quiero!
“Don’t Look Back in Anger”
Especialistas especiales
Un leve impulso
Placer bien dirigido
¡Think BIC!
El saltador de altura más vago del mundo
El éxito a través del fracaso
El hospital con barco pirata
Con la ayuda de los dioses
Menuda basura de juego
El decimoctavo camello
El chicle que empezó como jabón
Go, Pokémon, Go!
Zerecha e idquierda
Aire visible
Grandes, audaces y peliagudas aspiraciones
La reflexión sacacorchos
Baja tecnología en vez de alta tecnología
Incluir en lugar de excluir
El campeón de judo con un solo brazo
Beber naranjas
El cocinero ofendido
Antorchas de la libertad
Llamaradas sobre el mar
El sitio web vacío
Papel líquido
Sesgo de confirmación
El premio Nobel despistado
Lógica infantil
Un delicioso estreno universal
La ambulamoto
El milagro de Colonia

Lee un fragmento
Lee un fragmento

Prólogo

Este libro tiene un coautor secreto: Vickie, el vikingo, el protagonista de una serie de dibujos animados de la década de 1970. Cuando era pequeño, no me perdía ni un episodio.

Vickie es un pequeño vikingo, pero no un vikingo cualquiera: al contrario que su padre, Halvar, que además es el jefe del poblado, Vickie es pequeño y miedoso. Sin embargo, consigue suplir esas carencias gracias a su inteligencia e ingenio. Sus astutas ideas siempre sacan de apuros a los habitantes de la aldea, ya sea bombardeando a unos atacantes con caldo de carne o utilizando pieles de animales para fabricar unas cometas enormes con las que el barco de los vikingos consigue navegar por encima de sus enemigos. Cuando unos ávidos recaudadores de impuestos llegan al pueblo de Vickie, este manda construir un acueducto que se los lleva hasta el mar. 

Gracias a Vickie aprendí que no es necesario tener músculos y coraje para llevar a cabo gestas heroicas, que también podemos reflexionar, frotarnos la nariz y exclamar con entusiasmo: “¡Ya lo tengo!” cada vez que encontramos la manera de resolver una situación embarazosa.

Desde esos días en los que me quedaba embelesado frente al televisor, sigo fascinado por lo que yo llamo “héroes creativos”: personas que triunfan más allá de los obstáculos que se les presentan gracias a la astucia de sus ideas. Con los años me di cuenta de que este tipo de personas han existido en todas las épocas y en todos los ámbitos, y empecé a recopilar y analizar sus gestas heroicas. ¿Cómo lo hacen los “Vickies” para encontrar esas ideas? ¿Cómo funcionan las mentes de esas personas? ¿En qué consisten los trucos y estratagemas que se les ocurren?

Este libro es el resultado de mi fascinación por los héroes creativos, y recoge cincuenta superpoderes creativos que pueden ayudarnos a superar cualquier adversidad que se interponga entre nosotros y nuestros objetivos. ¿Estáis preparados para gritar “¡Ya lo tengo!”? Entonces ya podéis sumergiros en el libro y descubrir cuál es el primero de esos superpoderes.

Dominik Imseng

Copyright del texto: sus autores
Copyright de la edición: Editorial Gustavo Gili SL

Opiniones

DANOS TU OPINIÓN

Escribir Tu Propia Revisión

Estás revisando: El campeón de judo con un solo brazo

¿Cómo valoras este producto? *