ENVÍO GRATIS A ESPAÑA en pedidos superiores a 20 €

Conversando con estudiantes de diseño

Un libro de André Ricard

 

Casa del Libro10,47 €
Otras tiendas10,47 €

Este libro recoge el resultado de una serie de conversaciones mantenidas por André Ricard con los alumnos de tres escuelas de diseño de Barcelona. Estos encuentros se organizaron sin la excusa de una conferencia previa, con la voluntad de iniciar un diálogo entre el maestro y los alumnos basado únicamente en las preguntas de estos últimos.

La inquietud de los estudiantes incide aquí en temas tanto teóricos como prácticos, el porqué y el cómo del diseño, y plantea cuestiones de tono tan variado como cuáles son los posibles fundamentos definitorios del diseño, los elementos del proceso creativo o la realidad profesional fuera de las aulas, que el autor aborda con su característico estilo directo y funcional.

Descripción técnica del libro:

160 páginas
Español
ISBN/EAN: 9788425226564
2008
Descripción
Descripción

Detalles

Este libro recoge el resultado de una serie de conversaciones mantenidas por André Ricard con los alumnos de tres escuelas de diseño de Barcelona. Estos encuentros se organizaron sin la excusa de una conferencia previa, con la voluntad de iniciar un diálogo entre el maestro y los alumnos basado únicamente en las preguntas de estos últimos.

La inquietud de los estudiantes incide aquí en temas tanto teóricos como prácticos, el porqué y el cómo del diseño, y plantea cuestiones de tono tan variado como cuáles son los posibles fundamentos definitorios del diseño, los elementos del proceso creativo o la realidad profesional fuera de las aulas, que el autor aborda con su característico estilo directo y funcional.

André Ricard (Barcelona, 1929), maestro del diseño industrial reconocido a escala mundial, es uno de los impulsores de organizaciones como el ADI/FAD o la ONG Design for the World. Es autor de diversos libros, entre ellos, Diseño, ¿por qué? (publicado por la Editorial Gustavo Gili); Diseño y calidad de vida; Hablando de diseño; André Ricard, diseñador; Le design au quotidien; La aventura creativa, y En Resumen.
Índice de contenidos
Índice de contenidos

Índice de contenidos:


Prefacio
Prólogo por Raquel Pelta

Las preguntas

         
Conceptos
         
Proceso
         
Cliente
         
Formación
         
Profesión
         
Sociedad
         
Personales
         
Futuro
Epílogo
 
Lee un fragmento
Lee un fragmento


Texto del prefacio:

'Prefacio

El porqué de este libro

Al final de mis conferencias suelo abrir un turno de preguntas y respuestas con los asistentes. De este modo, pueden pedir aclaraciones sobre lo expuesto o preguntar sobre temas que precisamente no he tratado. Siempre me ha parecido un momento interesante y creo que también suele serlo para los asistentes. Si a veces cuesta iniciar el diálogo, luego surgen preguntas muy interesantes, aquellas que preocupan a quienes asisten a mis conferencias. La lástima es que, de todo lo dicho allí, nada queda. ¿Por qué, entonces, no hacer un libro únicamente con las preguntas del público? Bastaría organizar unos encuentros con alumnos, por ejemplo, sin que hubiera una conferencia previa. Un diálogo basado en sus preguntas y en las que mi papel se limitara a contestarlas. Así fue como se organizaron tres encuentros con los alumnos de último curso de tres escuelas de diseño. Si bien la asistencia a estos encuentros no puntuaba, en cada escuela se ha logrado un lleno total. Prueba de que interesaba preguntar sobre diseño. Lo único que pedía era que cada alumno viniera con una pregunta como mínimo. Pocos se limitaron a formular esa única pregunta. Una vez iniciado el diálogo, surgieron nuevos temas improvisados. Todo lo que allí se dijo ha sido grabado y transcrito. Es esta transcripción la que me ha permitido retener la esencia de lo que se dijo de forma coloquial y darle el tono que requiere un texto escrito. Sólo he ampliado algunos temas que, en la inmediatez de las respuestas verbales, habían quedado poco claros o incompletos.

Las preguntas han sido muchas: un centenar. Algunas recurrentes puesto que cada escuela ignoraba las preguntas formuladas en las otras. De modo que aquellas que tratan de un mismo tema las he resumido en una sola. Las preguntas giran en torno a dos ejes principales: los teóricos y los prácticos. Por una parte, existe un marcado interés por definir el diseño y todo lo que le rodea. Por otra parte, interesan los datos sobre el proceso creativo y la realidad profesional. En suma, el porqué y el cómo del diseño. Son estas preguntas y sus respuestas lo que este libro contiene. Por esto, los temas que se tratan son quizá los que hubieran planteado los lectores de este libro. Espero, pues, que lo que se expone en este libro corresponda a lo que muchos de los que se interesan por el diseño quisieran saber. He agrupado los temas para dar coherencia al texto, si bien no se trata de un libro de lectura lineal. Las preguntas están reseñadas como una suerte de índice, en que se indica en la página en que figuran, de modo que cada lector puede hacer el itinerario de lectura que más le interese.

Quiero agradecer la colaboración de los alumnos y la dirección de las escuelas EINA, MASSANA y ELISAVA y muy particularmente a Anna Bou, que desde el principio, con su demostrado entusiasmo por esta idea, me ha apoyado no sólo moralmente en la realización de este libro.'

Copyright del texto: sus autores
Copyright de la edición: Editorial Gustavo Gili SL
|||---|||


Texto del prólogo:

'Prólogo

Raquel Pelta

Reconocido a escala internacional, André Ricard no necesita presentación pues sobre él se han dicho y escrito muchas cosas, entre otras que es 'el hombre que diseñó el diseño'. Según como se mire, la afirmación puede resultar un titular demasiado periodístico o parecer exagerada. Es posible, incluso, que dé lugar a más de una discusión sobre qué es el diseño, cómo y cuándo surgió en España.

Sin embargo, y hasta cierto punto, quien lo ha comentado no está exento de razón pues, de algún modo, eso es lo que hizo André Ricard en un periodo en el que la palabra diseño sólo se manejaba entre los miembros de un restringido círculo de intelectuales, arquitectos y artistas, bastante desolados ante el triste panorama social, económico y cultural de la durísima postguerra española.

En la década de 1950, cuando André comenzó a llevar a cabo sus primeros diseños, diseñar suponía no sólo proyectar objetos que resolvieran las necesidades de los usuarios o consumidores sino, también, mirar al mundo exterior y conectarse con una modernidad truncada, primero por la Guerra Civil y, después, por una dictadura que duró cuarenta años.

Y es que Ricard, pertenece a una generación de diseñadores que, como él mismo ha señalado, consideraba 'que hacer una lámpara (como hacer cualquier cosa de otra índole) implicaba arreglar o desarreglar el mundo'. Era una generación cuyos miembros tenían la sensación: 'de ser una suerte de abanderados, como los apóstoles de una religión nueva, y que nuestra misión era la de convertir a creativos y a industrias…. Y llegar a cambiar el modo de ser de nuestro entorno. Había una fuerza de convicción, de total convicción, de que lo que propo-níamos era la ‘buena nueva’.

Una visión que, indudablemente, tiene mucho de implicación y de compromiso y que le condujo a él -y a unos pocos de ideas similares, entre los que cabe citar a Moragas, Bohigas, Cirici, Correa, Coderch y Miguel Milá- a luchar por difundir el concepto de diseño y a tratar de consolidar una profesión que, desde luego y aunque de otra manera, existía en su desempeño antes de que él viniese al mundo, pero que -al menos en España- carecía de entidad conceptual. En ese sentido ha sido un pionero pero, además, hay que decir que lo ha sido de muy amplio espectro, pues se ha movido con igual éxito en muchos de los posibles territorios del diseño industrial: desde la práctica hasta la teoría, pasando por la acción institucional o la docencia.

Tras unos años de formación fuera de España, André Ricard comenzó a hacer sus primeros diseños en el Estudio OM de la Sociedad General de Farmacia, una empresa perteneciente a su familia.

En 1953, lo encontramos participando, junto a Alexandre Cirici Pellicer, en un proyecto de vivienda familiar patrocinado por el Instituto Francés. Tres años más tarde, cumple uno de sus sueños: conocer a Raymond Loewy en Estados Unidos y tan sólo dos después, en 1958, abre su propio estudio en Barcelona, bajo el nombre de CDI: Centro de Diseño Industrial.

Eran los tiempos del dominio del racionalismo de la Escuela de Ulm, del esplendor de las Trienales de Milán y de la emergencia, y luego consolidación, de los ideales del diseño escandinavo, un 'estilo' que en la época se percibió como el de las modernas democracias nórdicas: discreto, funcional y ligero.

En ese contexto, André Ricard empezó a diseñar algunos de los objetos que han estado y están presentes en la vida diaria de muchos españoles: las Pinzas Hielo, el cenicero Copenhague, la lámpara Tatú, los interruptores Ibiza, la cafetera Mini-Moka, el buzón Picolo, la papelera Diputación de Barcelona, los envases del detergente Norit, los de los perfumes de Puig, la pinza anti-polillas de Orión o, más recientemente, el exprimidor Squizz, por sólo citar unos cuantos de entre los más de trescientos que ha proyectado a lo largo de su trayectoria profesional. Un buen número de ellos han recibido galardones nacionales e internacionales pero el mejor premio para cualquier diseñador es que la gente los use y así ha sucedido con los de André.

Porque, aunque, de vez en cuando, entra en el terreno del mobiliario urbano o, como hizo en las Olimpiadas del 92, en el de los símbolos, a Ricard le gusta trabajar en las cosas de uso cotidiano pues en todo momento ha sostenido que ese es el ámbito del diseñador: aquello que se relaciona con la intimidad, un territorio en el que siempre es posible conseguir objetos que den el máximo servicio con la mínima complejidad. Ése ha sido uno de sus ideales, muy próximo al diseño escandinavo, del que se ha declarado admirador. Siguiendo un orden cronológico, llegamos a sus primeras incursiones en el ámbito institucional: 1959, invitado como observador al primer Congreso ICSID en Estocolmo. 1960, fundador de ADI-FAD, la primera asociación de diseñadores industriales que se creó en España.

Establecida la plataforma, había que impulsarla hacia el exterior para conseguir su reconocimiento internacional. Eso es lo que promovió y lograron Ricard y sus compañeros de ADI: mostrar sus diseños en 1961 en Venecia y ser aceptados como miembros del ICSID, algo que en aquel momento significaba mucho, pues España no dejaba de ser un país de los denominados 'en vías de desarrollo' y distaba de encontrarse entre las grandes potencias industriales del mundo. A duras penas, el país estaba abandonando el largo periodo de autarquía y le quedaba todavía un trecho de quince años para llegar a la democracia. Sin embargo, y a pesar de todo, sus diseñadores, estaban demostrando que podían ser profesionales de primer nivel.

Además de gran promotor, Ricard ha sabido representar con una enorme dignidad a esos profesionales en las más altas esferas del diseño internacional porque durante años ha desempeñado cargos importantes como los de presidente de ADI-FAD y vicepresidente del ICSID.

Pero, no contento con eso, en los últimos tiempos, ha estado al frente de organizaciones como Design for the World, de la que fue su presidente, y a la que aportó experiencias anteriores como su colaboración en el programa ICSID 'Design for disaster relief' (1974) o 'Design for Rescue and Relief ICSID' (1976).

Por lo que se refiere a su labor de reflexión teórica, y aunque algún que otro texto data de finales de los años sesenta y mediados de lo setenta, su producción se intensificó a partir de 1982, momento en el que apareció su primer libro: Diseño, ¿por qué?, al que han sucedido otros siete más y el que ahora tiene el lector entre sus manos.

Como puede deducirse de tan brillante trayectoria profesional, Ricard tiene mucho que contar. Es un todoterreno con una dilatada experiencia a todos los niveles. Por eso, estas conversaciones con estudiantes de Diseño son una magnífica oportunidad para conocer lo que piensa y lo que sabe y, sobre todo, son una demostración de generosidad y de capacidad para compartir el conocimiento.

Pero, quizá, una de las mejores cosas es que el centenar de preguntas y respuestas que componen este libro no se terminan ahí sino que plantean nuevas cuestiones e invitan a reflexionar.

Así fue ya antes de que su autor se sentara a escribirlo, en pleno proceso, pues tuve la suerte de organizar uno de sus tres encuentros con alumnos. Tuvo lugar en mi clase de Estética del Diseño en la Escuela Elisava de Barcelona. Mis estudiantes prepararon las preguntas conmigo pero, en plena charla, surgieron otras muchas y, días después, la visita nos sirvió para hablar en clase de los diversos planteamientos que hoy en día existen en torno al diseño.

Los de André Ricard son los de alguien que dio sus primeros pasos en los ideales del Movimiento Moderno, pero luego ha sido testigo de los cambios vividos por un diseño que abandonó una etapa de racionalidad vinculada al funcionalismo para llegar a otra -la actual- en la que se habla de emociones, y la idea de utilidad se ha ampliado hasta incluirlas como parte de un nuevo sentido de la funcionalidad.

Sin dejar de ser fiel a sus ideas, sin embargo, y con el tiempo, Ricard ha tenido la valentía e inteligencia de atreverse a revisar aquellos principios modernos que, o bien habían caído en el dogmatismo -yendo contra su propio fundamento- o bien se habían vaciado de contenidos para convertirse en mero estilo. Es una actitud que se corresponde con su concepción de la naturaleza del diseño, porque, como él mismo dice en estas páginas: 'El diseño industrial interpreta y sirve a aquellas necesidades humanas que pueden ser cubiertas dando forma a productos y servicios', por eso, y como quiera que esas necesidades humanas cambian con los tiempos, quienes se dedican a esta profesión han de estar dispuestos a revisar constantemente sus creencias, aunque finalmente puedan decidir no apartarse de ellas.

Podemos estar, o no, de acuerdo con sus opiniones, pero, en todo caso, escrito de modo claro y ameno es, sobre todo, un libro para discutir. Desde mi punto de vista, esa es una de las mayores virtudes de un libro, y una de las mejores alabanzas que pueden hacerse de él, porque significa que está completamente vivo.

Conversando con estudiantes de Diseño es, sin duda, una herramienta utilísima para la docencia del diseño y me gustaría invitar a los profesores a recurrir a ella para preparar e impartir sus clases. Cada pregunta, cada capítulo puede dar mucho de sí porque, unas veces, supone mirar hacia la historia del diseño, otras hacia la teoría y, en ocasiones, hacia la práctica profesional. Sea como fuere, es una ventana abierta a la reflexión, tanto para aquellos que empiezan como para los que llevan ya un largo camino recorrido.'

Copyright del texto: sus autores
Copyright de la edición: Editorial Gustavo Gili SL
|||---|||


Extracto de Las preguntas:

'Las preguntas

Conceptos
¿Cómo definiría el papel del diseñador?
¿Puede el diseñador resolver todo el proceso creativo?
¿Qué diferencia existe entre el papel del técnico y el del diseñador?
¿Cree que todos los diseñadores entienden su papel del mismo modo?
¿No cree que el diseño atiende demasiado a la estética a costa de la función?
Pero si sólo cuenta la función, en el caso de los productos para un mismo uso, ¿no ocurre que todos coinciden en el mismo diseño?
Pero no todas las cosas tienen una finalidad práctica...
No todo es función, ¿y la belleza estética? ¿Cómo valora la relación emotiva con los objetos?
¿Nunca ha sentido emoción al ver un diseño?
¿Cómo define la belleza?
¿Qué opina de la estética ‘cutre’?
¿Un buen diseño también puede ser ‘chulo’?
¿Diseñar no es en realidad rediseñar?
¿Se puede mejorar lo que ya está bien resuelto?
Entonces, ¿todo está en constante cambio, incluso lo que hemos mejorado será también mejorable?
¿Por qué hay cosas que es obvio que precisan ser mejoradas y no se mejoran? ¿No está ya todo inventado?
¿Qué diferencia hay entre invento y diseño?

Proceso
¿El diseñador puede proponer lo que hay que diseñar?
¿Qué datos facilita una empresa cuando encarga un diseño?
¿Puede explicarnos su método de trabajo?
¿Qué etapas sigue el proceso creativo? ¿Cómo se plantea?
¿Puede explicar mejor lo que es feeling?
¿Cómo se buscan ideas?
¿De dónde vienen las ideas?
¿En dónde encontramos la inspiración?
¿El diseño de producto puede encontrar la inspiración en el diseño gráfico, el interiorismo, la arquitectura o incluso la artesanía?
¿Cómo se sabe que se ha encontrado la solución?
¿Cómo se va estructurando la solución?
¿Es tan importante disponer de una maqueta?
¿Qué es mejor: diseñar a mano o con ordenador?

Cliente
¿Quién decide lo que hay que diseñar? ¿El cliente, el diseñador, el público?
¿Para quién diseñan los diseñadores? ¿No diseñan para ellos?
Lo que busca el cliente es vender más. ¿Esto es compatible con el buen diseño? ¿No entran en conflicto los intereses del diseñador con los del cliente?
¿Qué puede hacer el diseño para que un producto se venda más?
¿Qué es mejor: proponer ideas o atender encargos?
¿Cuándo se disfruta más, diseñando por motivación propia o por encargo?
¿De qué margen de libertad creativa dispone el diseñador frente a requisitos fijados por el cliente?
¿Qué pide el cliente, estética o función?
¿El diseño crea necesidades?
¿Cómo se detectan nuevas necesidades? ¿Consultando a la gente?
¿Cómo se trabaja con el equipo técnico de la empresa? ¿Cómo funciona esta relación?

Formación
¿Qué aportan las escuelas de diseño?
¿Qué hay que pedir a un alumno cuando hace un proyecto?
¿Qué importancia tiene una buena formación técnica?
¿Es importante tener una buena base cultural para ser diseñador?
¿Cómo se sabe que el diseño es tu auténtica vocación? ¿Cómo fue en su caso?
¿Qué dotes y cualidades se precisan para ser diseñador y cómo se sabe si se tienen?

Profesión
¿Cómo empezar a ejercer cuando acabas la carrera? ¿Cómo se logran los primeros encargos?
¿Cómo darse a conocer más allá del círculo de allegados?
¿Son los concursos una buena plataforma para darse a conocer?
¿Qué características debe tener un diseñador para ser valorado por los clientes?
¿Cómo se monta un estudio?
¿Cómo calcular el valor de las horas de trabajo?
¿Cómo se calcula un presupuesto?
¿Cómo hay que presentar un diseño al cliente?
¿Quién decide el color y logotipo de los diseños?
¿Qué pasa cuando a un cliente no le gusta lo que has diseñado?
¿Cómo funciona el trabajo en equipo en un estudio?
¿Se puede vivir del diseño?
¿Qué relación existe entre el diseño industrial y las demás ramas del diseño, como el grafismo, el interiorismo o incluso la arquitectura?
¿Cómo colaboran diseño de producto y diseño gráfico?
¿Qué opina del decorado de los objetos?
¿Un diseñador puede crear productos para la artesanía?
¿La mirada crítica que el diseñador tiene sobre su obra se ejerce durante el proceso de creación o cuando la obra ya está en el mercado?
¿Existe una buena crítica de diseño?
¿Qué relación tiene un diseñador con la obra de sus colegas?
¿De qué manera se puede proteger un diseño?

Sociedad
¿El diseño es sólo para minorías?
¿Qué opina del diseño de autor y las piezas únicas?
¿Por qué en los diseños se valora tanto el nombre de su autor?
¿Qué opina de los objetos ‘icono’?
¿Qué opina sobre que se expongan diseños en los museos?
¿Existen diseños sólo para exponer y no para usar?
¿El diseño ha de dar espectáculo?
¿Lo kitsch puede tener también una función?
¿Cuál es la frontera entre arte y diseño?
¿Influyen las tendencias artísticas en la estética del diseño?
¿Hasta qué punto la moda afecta al diseño?
¿En qué otros ámbitos puede ser útil el diseño?
¿El diseño tiene incidencia en el medio ambiente?
¿Cuál es el papel social del diseño?
¿El diseño puede contribuir a que el mundo sea mejor?
¿Qué influencia tienen los medios de comunicación de masas en el diseño?
¿Son útiles las instituciones: centros de diseño y asociaciones?
¿Por qué no existe un colegio de diseñadores?

Personales
¿Qué le atrae en el diseño?
¿Cómo fue el primer proyecto que realizó?
¿Qué objetos considera ejemplares?
¿Qué diseños son ejemplos de lo que es buen diseño?
¿Qué diseños considera mal diseñados?
¿Qué país pondría como referente del buen diseño?
¿Qué opina de IKEA?
¿Qué personajes le han influido? ¿Ha tenido algún maestro?
¿Cuál es el encargo con el que más ha disfrutado?
¿Hubo presiones al diseñar la antorcha olímpica?
¿Qué aportó la de Barcelona a las antorchas olímpicas?

Futuro
¿Qué opinión tiene del momento actual del diseño?
¿Cómo ve el futuro de la profesión?
¿Lo tenemos más fácil hoy o más difícil?
¿Cómo ve a las jóvenes generaciones de diseñadores?'

Copyright del texto: sus autores
Copyright de la edición: Editorial Gustavo Gili SL

Opiniones

DANOS TU OPINIÓN

Escribir Tu Propia Revisión

Estás revisando: Conversando con estudiantes de diseño

¿Cómo valoras este producto? *