ENVÍO GRATIS A ESPAÑA en pedidos superiores a 20 €

Ellen Lupton, la escritura y la crítica

Una entrevista de Lucas López y Griselda Flesler para DNI   

DNI, la revista de diseño argentina editada por Clarín, tuvo el privilegio de entrevistar a Ellen Lupton, considerada una de las figuras más importantes de la teoría del diseño internacional. En esta charla, Lupton reflexiona con Lucas López y Griselda Flesler sobre su labor pedagógica, el papel de la mujer en el mundo del diseño o la deriva del diseño contemporáneo dentro de la cultura del consumo. Aprovechad, porque es un auténtico privilegio que DNI nos haya cedido la entrevista para compartirla con todos vosotros.

En un país de larga tradición gráfica como Estados Unidos, la diseñadora norteamericana Ellen Lupton interactúa con absoluta autoridad entre el pasado y el presente del diseño gráfico. Lupton coloca a la disciplina entre la espesura arqueológica y la actualidad más detallada, en un cuerpo de trabajo visual y escrito de notable recurso y análisis. Una diseñadora ilustrada, que transita tanto la actividad diaria en su estudio (según ella, el modelo de servicio de diseño) con la autoría y la crítica, como lo demuestra su largo listado de exhibiciones y libros editados, donde su extrema capacidad curatorial y de investigación es su activo más importante.

Posiblemente su anhelo sea corporizar el inmenso archivo de diseño y cultura visual de su país. Como le decía en una entrevista a Steven Heller en 1998, "intento mostrar que la historia del diseño gráfico se encuentra difusa entre un número de instituciones y discursos". Con conceptos claros y un sabio tono de manual, se evidencia en Lupton un intento por referenciarlo todo, a través de compilaciones suntuosas que no dan respiro. Con libros en su haber de importancia como los recientes "Pensar con Tipos" e "Intuición, acción, creación: Graphic Design Thinking"(Gustavo Gili). Además, Ellen Lupton toca la cuerda literaria, a través de ensayos donde hilvana tanto la observación urbana como el gesto trivial y hogareño. A días de presentarse en Trimarchi, en una entrevista exclusiva para DNI, Ellen Lupton ofrece detalles acerca de su actividad en distintas áreas del diseño:

¿Podría contarnos de sus antecedentes y cómo llegó a su actual trabajo?
Estudié arte y diseño en la Cooper Union, en Nueva York a comienzos de los 80. El post-modernismo se respiraba en el aire tanto en el arte, como en la arquitectura, y el diseño de productos, y los diseñadores gráficos estábamos empezando a pensar críticamente acerca de su propia tradición moderna. Empecé a estudiar sin saber nada acerca de diseño, y me enamoré de este medio que combina arte y lenguaje. Cuando me gradué, fui invitada a manejar una galería en la universidad, el Centro de Estudios Herb Lubalin. De ahí, pasé a ser curadora de la sección de diseño contemporáneo del Museo Nacional de Diseño Cooper-Hewitt, también en Nueva York. Hoy, equilibro mi trabajo como curadora con la dirección en el Programa de Graduados de Diseño Gráfico del MFA (Master of Fine Arts), en el Maryland Institute College of Art, en Baltimore. Es una vida loca, pero disfruto educando a la gente acerca del diseño tanto en el ámbito público de los museos como en la esfera más íntima de la enseñanza y la tutoría.

¿Hubo un diseñador, mentor o profesor que le haya enseñado algo que sigue resonando hoy en usted?
En la Universidad, me inspiraron mucho mis maestros, incluyendo el modernista checo George Sadek, el gurú tipográfico William Bevington y el artista conceptual Hans Haacke. Juntos, me dieron el vocabulario para pensar de forma crítica para abordar el diseño gráfico en tanto discurso.

¿Puede definir su rol como curadora de diseño contemporáneo en el Museo Cooper-Hewitt?
Creo exhibiciones y programas públicos que involucran a la gente en la historia del diseño y su práctica. Mis exhibiciones cubren un amplio margen de disciplinas, como diseño de productos, diseño gráfico e incluso arquitectura. Mi objetivo es celebrar el poder del diseño en la vida cotidiana y el rol que juegan los diseñadores en crear nuestro mundo.

En las últimas décadas muchas diseñadoras gráficas ocupan lugares estratégicos en el campo profesional. ¿Qué opinión tiene al respecto como mujer diseñadora?
Las mujeres hoy tienen mejores oportunidades, pero aún es un desafío equilibrar el trabajo y la vida familiar. Las mujeres deben esforzarse mucho para encontrar ese balance. Ayuda si tenés un buen soporte en tu vida personal de gente que desee que así suceda. Fui muy afortunada al respecto, con un marido que también es mi socio en todo lo que sea educar a nuestros hijos. Como mujeres, podemos aportar nuestra habilidad para equilibrar diversas necesidades y crear lugares más tolerantes y diversificados. Creo que muchos clientes han empezado a valorar la manera en que las mujeres escuchan y comunican.

¿Por qué es importante para usted trabajar en el campo de la educación?
Estoy muy ocupada en mi carrera profesional -en ocasiones demasiado ocupada- pero disfruto de tener distintos proyectos y trabajar en diferentes ciudades y con gente distinta. Para mí, la educación es un buen lugar porque siempre estuve muy interesada en la visión global de lo que el diseño es y como debe funcionar en el mundo, más que en producir proyectos individuales. Me gusta ser parte de una comunidad y ver como cambia y crece.

¿Cuán importante cree que es la enseñanza de teoría y crítica en la formación de un diseñador?
Es importante que los estudiantes tomen parte en discusiones y debates importantes acerca del diseño. De otra manera, solo estamos jugando con software, lo cual no es tan interesante. Me gusta enseñar diseño en el contexto de una escuela de arte, porque los artistas siempre ven su trabajo en relación a una mayor continuidad. Los diseñadores necesitan hacer eso también.

Adrian Shaughnessy, en su libro Scratching the Surface, hace una diferencia entre autor y escritor. Usted se define como escritora y crítica ¿Puede definir cada uno de estos roles?
Un escritor se compromete con el oficio del lenguaje. Vemos como las oraciones se construyen. Siempre seré una escritora. Creo que soy una autora, también. Un autor puede abstraerse y tener una mirada panorámica para un proyecto determinado, sirviendo como editor o productor. También disfruto esas funciones, pero el trabajo focalizado de la escritura es importante para mí.

¿Hacia donde cree que se dirige el diseño contemporáneo con el actual desarrollo de las tecnologías y los circuitos de producción y consumo?
El diseño juega un rol importante en la cultura del consumo. Ayudamos a las marcas a prosperar y competir. Le agregamos valor a los productos y mejoramos la experiencia de la gente en los lugares y servicios. Los diseñadores juegan una parte significativa en los ciclos de consumo excesivo y despilfarro. Para contrarrestar eso, podemos ayudar a las empresas e instituciones a usar los recursos de manera más eficiente y encontrar nuevos caminos para hacer, usar y vender productos y servicios.

¿En qué está trabajando ahora?
Estoy terminando un libro con mis alumnos recibidos llamado Type on Screen, una guía práctica para diseñadores, estudiantes y desarrolladores dirigida a abordar los valores del diseño de medios basados en pantallas. Asimismo, estoy trabajando en una exhibición en el Cooper-Hewitt llamada “Beautiful Users”, acerca de los procesos de diseño centrados en lo humano. En un aspecto más personal, estoy escribiendo una novela, llamada Miss Helvetica, acerca de una joven mujer haciendo su camino como diseñadora gráfica a mediados del siglo veinte.

UNA VERDADERA MULTITASK
Por Griselda Flesler

Cuando a Ellen Lupton le preguntan lo que piensa de las mujeres en el diseño, su respuesta la define: las mujeres desarrollan una capacidad sin igual para ocuparse de varias cuestiones a la vez, de tener una mirada multifacética de un mismo problema. Si algo caracteriza Lupton es su capacidad de explorar las diversas ramas del campo del diseño.

Durante su formación en el campo del diseño, “buen” diseño todavía significaba objetividad, obediencia, limpieza y corrección. Los esfuerzos por penetrar en la arena académica de movimientos como el feminismo y el postestructuralismo definieron la mirada de la generación formada en los ochentas mayormente en países como Inglaterra y Estados Unidos. Su formación en el campo de las artes visuales le permitió tener una visón amplia del diseño. Lejos de los corsés del movimiento moderno europeo, su trabajo ha contribuido a establecer en el ámbito institucional nuevas miradas que no necesariamente responden al modelo tradicional de “buen” diseño.

Ella se define primero como curadora y escritora y luego como diseñadora. En definitiva, su interés es mostrar una mirada más compleja y profunda del campo del diseño, sin temor a borrar los límites entre disciplinas. En el universo de Ellen Lupton las fronteras entre arte/diseño, teoría/ práctica, marginal/oficial; quedan desprotegidas, pueden ser borradas, pueden destruirse, sin temor a que las estructuras o bases de la disciplina se resquebrajen. De hecho es desde estas grietas que Lupton encuentra su mejor punto de vista.

Luego de graduarse en 1985, Lupton construyó un perfil que fusionaba de manera muy inteligente a la escritora con la diseñadora. Su trabajo como curadora fue una consecuencia natural de su capacidad de traducir un discurso teórico e histórico en un discurso visual, donde objetos, imágenes y textos funcionaban tanto como un método de comunicación como objetos de investigación en sí mismos.

Durante este tiempo, Lupton también comenzó a publicar artículos en las revistas de mayor influencia en el campo del diseño, como Eye, Design Review, I.D., Print yEmigre; en una época donde no existían las redes sociales y las publicaciones impresas eran el único agente masivo de distribución del conocimiento. En la actualidad, es una voz activa en diversos blogs y sitios de Internet. Y demuestra que la teoría puede ejercerse no como una colección de citas o simple entretenimiento intelectual sino como una manera de generar un pensamiento crítico y reflexivo sobre la práctica cotidiana. En palabras de Paula Scher: "En momentos en que la escritura sobre diseño se ha trasladado a la blogósfera –y es más democrática, pero también más idiota– la claridad del discurso de Ellen es aún más valioso".

Su trabajo como educadora en diversas instituciones le ha permitido transitar los bordes entre cultura oficial y marginal. Lupton escribe que el mundo académico permite a los diseñadores esta posición ambigua de la producción de la cultura tanto marginal como oficial ya que ofrece un lugar fuera de la práctica comercial en la que la experimentación puede expresarse de forma segura, y oficial, porque las escuelas están a cargo de los principios que articulan los jóvenes diseñadores que luego transmitirán en el mercado y que constituyen gran parte del diálogo de la comunidad profesional.

A través de su trabajo, esta verdadera multitask define las bases del diseño contemporáneo, fusionando su trabajo creativo como escritora y diseñadora gráfica a través de su capacidad de generar contextos adecuados para difundir una mirada teórica y crítica. Es interesante ver como todavía en la actualidad, muchos de estos registros siguen siendo voces marginadas en el campo profesional de diseño argentino. Es de esperar que visitas como la de Ellen Lupton contribuyan a generar mayores espacios de discusión acerca de estos temas.

www.cooperhewitt.org
www.elupton.com

Deja un comentario