ENVÍO GRATIS A ESPAÑA en pedidos superiores a 20 €

njiric+ arhitekti > El noble atavismo de la arquitectura heroica

En esta época en la que los arquitectos, al igual que los políticos, tienden a mantenerse alejados de las ideas —y no digamos de las ideologías o las teorías—, Hrvoje Njiric parece un bicho raro. Su compromiso de “vieja escuela” con el bueno y antiguo pensamiento arquitectónico se fortalece con cada nuevo proyecto que lleva a cabo. Nos viene a la mente la arquitectura crítica; pero, ¿qué podría significar esto en 2011?

Njiric es un arquitecto que simplemente parece proceder con cuidado, o al menos ese cuidado puede leerse en sus proyectos. Gracias a su confeso idealismo y a su pasión incuestionable, Njiric es un “arquitecto de arquitectos” que se implica, piensa, investiga y responde a los problemas. Al estar atento y ser consciente, absorbe información de todas partes, alimentándose del contexto contemporáneo internacional. Navega por la red, lee, viaja y mantiene los ojos bien abiertos. Hace malabarismos con imágenes e ideas procedentes de diferentes fuentes y medios, al tiempo que cita y se refiere a ellos de una manera bastante natural y fluida. De modo que estamos ante un gran compilador, una tendencia común a muchos arquitectos y diseñadores en la actualidad. Quizá por ello Njiric nunca ha sido lo bastante regional, y a veces su estética ha tendido a apartarse para poder ser un poco “demasiado holandesa” en alguna parte, o un poco “demasiado japonesa” en otra.


Sin embargo y en primer lugar, su arquitectura es una arquitectura de diagramas, donde estos destacan por su claridad. Sus proyectos construidos recuerdan a sus bocetos originales, transmiten sus historias generativas, y pese de todo, se esfuerzan de algún modo por mantenerse leales a la claridad del pensamiento que subyace en ellas, leales a la propia idea. Dicha postura requiere disciplina y un esfuerzo adicional. (Si tenemos presente el contexto croata de los últimos quince años, su clima de transición y pseudo capitalismo —por lo general corrupto—, las elecciones de Njiric se vuelven más comprensibles y permiten que su postura esté mayormente justificada y sea casi lógica, otorgando una apariencia de claridad condenen un ambiente en el que dominan las aguas turbias).

Sin embargo, últimamente resulta bastante fascinante observar cómo nuevas ideas entran en sus proyectos. En el caso de la Facultad de Derecho de Split, ¿está dando paso Njiric a la hibridación? ¿Se está soltando o está madurando? A veces la sequedad casi científica de sus tapices rurales y diagramas parece dar paso a nuevos y sorprendentes giros y yuxtaposiciones. Estamos de acuerdo, a Njiric se le conoce por sus híbridos tipológicos (villas urbanas + edificio de apartamentos = tapiz rural) pero, ¿y las quimeras culturales? ¿Qué hay de los Balcanes, del Mediterráneo, de Europa Central...? El material está al alcance de la mano, así que ¿por qué no hacer uso de él?

Dominko Blazevic


 

Deja un comentario