9788425227547_06_x

Acuarela para urban sketchers

Recursos para dibujar, pintar y narrar historias en color

Felix Scheinberger

21 x 24 cm
156 páginas
ISBN: 9788425227547
Rústica
2016 (1a edición , 2a tirada)

25 comentarios

8 valoraciones

Índice

INTRODUCCIÓN
Acuarela: ¿sí o no?
Un cuadro para el emperador
Goma arábiga: donde crecen las acuarelas
Pigmentos: la materia de la que están hechos
los sueños
Amarillo y naranja: de camellos y crocus
Rojo y púrpura: de bichos y caracoles
Azul: de lapislázuli, índigo y añil
Verde: de plantas y venenos
Introducir color en los dibujos

PRIMEROS INTENTOS
Selección múltiple: diseñar es decidir
De la noche a la mañana: sombras y luz
Black is back: glasear con tinta china
Capa a capa: el glaseado
Mezclar colores con glaseados
Practicar el glaseado: sopa de pescado
Lavados: la pintura hace lo que le place
A la fuga: lavados en degradado
Lavados: ¡Otra vez, con sentimiento!
Un toma y daca: añadir y eliminar pintura
Húmedo sobre húmedo
Combinar técnicas: un poco de esto y de aquello

EXCURSIÓN A LA TEORÍA DEL COLOR
¿De dónde vienen los colores?: ciencia básica
Organizar los colores
Contrastes de color: los opuestos se atraen
Tipos de color: de South Park a los semáforos
Color verdadero: el efecto de la luz
Cada color cuenta una historia: intensificar los dibujos
Los efectos de los colores: todo es relativo
Armonías de color: sencillas y complejas
Armonías análogas, monocromáticas y complementarias
Armonías triádicas y tetrádicas
Armonías frías-frías y cálidas-cálidas
Coleccionar colores
Diseñar armonías de color:
trabajar con tiras de códigos cromáticos
Sal de tu zona de confort cromática
Color y perspectiva: las montañas Blue Ridge

ESTILO PROPIO
Menos es más
Yo, yo y yo: encontrar tu estilo
Estilo y creatividad
Relajar el cuadro: tirar pintura
La imaginación vs Internet: si no buscas, encontrarás
Haz que te importe
Prioridades

ELEMENTOS BÁSICOS / HERRAMIENTAS
Cajas de pinturas
Lápices de acuarela
Comprar pinturas
Mezclar pinturas
Tonos imposibles: colores vivos
Tunear las acuarelas: que resalten los colores
Acuarelas líquidas: ahora vivo, pálido más tarde
Pinceles
Aún más pinceles
Papel
Estirar el papel: la onda permanente
Lo que hay en mi bolsa

CALLEJEANDO
Pintar al aire libre: mal tiempo
Cambiar la perspectiva: el otro punto de vista
Pintar el agua
Aire, niebla, humo
Smog y atmósfera
Y además, ¿qué es la belleza?

CONSEJOS Y TRUCOS
Composición y diseño
Borrones y manchas
Espacio negativo: pintar lo que no está ahí
Blanco: un caso especial
Estudios, sketches y bocetos
Deshacer
Fusionar los colores: trabajar a partir de un color
Trabajar con papel de color
Efectos especiales
Letras y escritura
Maquetas, garabatos y storyboards
Ilustraciones con acuarelas
¿Cuánto vale tu obra?
Todo llega a su fin: ¿cuándo se acaba un cuadro?

Extracto de la introducción

ACUARELA: ¿SÍ O NO?

Al oír hablar de acuarela, muchas personas se imaginan inmediatamente cuadros con paisajes sentimentales, ruinas antiguas y escenas pintorescas.

Si bien los artistas ingleses de los siglos XVIII y XIX reivindicaron la acuarela como un medio pictórico sofisticado, esta provoca a menudo reacciones sorprendentemente negativas por parte de los artistas contemporáneos. Una generación entera la relega rápidamente a la categoría de medio para aficionados. Pero la acuarela es mucho más que un medio para aficionados, la concentración y la práctica que requiere son intensas. Una vez sobre el papel, los errores son difíciles de enmendar y solo cuando se sabe aplicar con seguridad, produce resultados verdaderamente positivos. La acuarela implica un cierto grado de incertidumbre, pero también nos enseña a ver.

La acuarela fue la primera técnica que permitió al artista salir libremente de su estudio porque se podía llevar con facilidad al exterior. No hacían falta tubos, caballete, lienzos o instrumentos similares, sino solamente una caja de pinturas y papel. Y hoy en día, la acuarela sigue liberándonos del estudio, de los ordenadores portátiles y de los innumerables cables y baterías.

Sin embargo, la acuarela no es simplemente una técnica: es casi una actitud. La acuarela hace lo que quiere. En cierto modo, es obstinada y anárquica. Por ello, para mí el secreto de usar acuarelas para pintar cuadros reside en establecer un equilibrio entre el controlar y el dejarse llevar. Los cuadros normalmente solo son “muy buenos” cuando nos sorprenden, cuando revelan aquello que hemos percibido y sentido pero que no podríamos expresar de un modo consciente. Cuando sacrificamos la dosis adecuada de control en el proceso creativo, las cualidades inherentes de la acuarela empiezan a jugar a nuestro favor.

Este libro tiene dos propósitos: enseñar técnicas de acuarela y contar algunas cosas sobre el color.
Aun así, no tiene el objetivo de explicar, por ejemplo, cómo pintar un cielo determinado en cuatro pasos. Tengo verdaderas dudas sobre si los lectores aprenden más de tales libros de instrucciones de lo
que aprenden cuando simplemente se ponen a pintar el cielo. ¿Y si de repente el cielo se nubla? Por eso, lo que pretende este libro es mostrar los principios básicos de la pintura a la acuarela para que cada uno los aplique libremente a aquello que quiera lograr.

Me imagino que debe de ser un poco como aprender los acordes de una guitarra. Personalmente, me parece importante que aprendas las posiciones de los dedos, pero saber qué canción quieres tocar depende de ti.

Y no te preocupes: todo lo que hay que saber sobre el color se puede aprender de una simple caja de pinturas.

Lo importante no es si la pintura a la acuarela es un medio sofisticado y legítimo. La acuarela puede ir a cualquier sitio. Es un medio autónomo, libre y creativo, y hace del mundo nuestro estudio.

Cordialmente,

Felix Scheinberger

Copyright del texto: sus autores
Copyright de la edición: Editorial Gustavo Gili SL