Presentación > Crónica de una conversación en torno a las derivas de la fotografía

por Editorial Gustavo Gili | 20 abril 2010

El pasado 13 de abril Joan Fontcuberta y Xavier Antich se reunieron en la Fnac Triangle de Barcelona para hablar de La cámara de Pandora, el último libro de ensayos del fotógrafo barcelonés. Antich presentó a Fontcuberta como personaje de triple identidad —historiador, crítico y creador— que se ha movido siempre en el territorio de la paradoja. Sin afiliarse a grandes convicciones inamovibles, el fotógrafo transita constantemente por fenómenos liminales, donde las cosas dejan de ser lo que son para reconvertirse en otras. Y su exploración en torno a la fotografía se sitúa precisamente en un momento de profundo cambio, que nos lleva incluso a pensar que quizás estemos asistiendo a la muerte de la fotografía.

Una "cultura de visión"

Como respuesta a esta observación, Fontcuberta afirmó que, con el giro tecnológico digital, “la fotografía ha sido sacrificada y resucitará el tercer día”. La pretendida muerte del medio, agregó, depende de la concepción que se tenga del mismo. Si se incide en su naturaleza tecnológica, es obvio que el cambio es radical, pero desde el punto de vista del discurso, esta desaparición podría matizarse.

Sin embargo, éstas no dejan de ser visiones realizadas desde la perspectiva del usuario-creador y a Fontcuberta le interesa también el enfoque del consumidor. Desde esta perspectiva, la fotografía está viviendo un cambio radical que, más allá de lo tecnológico, afecta a una cultura de visión. A una forma de mirar cuyos valores —la identidad, la verdad, la memoria— remontan sus orígenes al siglo XIX, coincidiendo con el nacimiento del medio fotográfico, y en estos momentos se están viendo profundamente afectados.

Seguir leyendo