Edificio Editorial Gustavo Gili (1954-1960). Una arquitectura para la edición

La nueva sede de la Editorial Gustavo Gili S.A. desde 1960, enclavada en un patio interior de manzana del Ensanche Cerdà de Barcelona, proyectada y construida por los arquitectos Joaquim Gili y Francesc Bassó entre 1954 y 1960, acreedora del prestigioso premio del Foment de les Arts Decoratives (FAD) para 1961 y primorosamente mantenida hasta la actualidad, es uno de los mejores edificios del significativo momento de reencuentro entre la arquitectura barcelonesa y la tradición moderna, en un clima cultural difícil, más proclive a cualquier tipo de revival clasicista que a la invención creativa de una respuesta particular para cada situación concreta. La complejidad de la propuesta pone de manifiesto la madurez de sus autores que, con este edificio, consiguen probablemente su obra más rica y elaborada pero también dan cuenta de que una obra de esta envergadura no hubiese sido posible si detrás de la misma no hubiese habido un clima cultural, minoritario pero decidido, que apostaba sin ninguna duda por el cambio profundo que el arte y la arquitectura modernas significaban en aquella situación.

En nuestros días estamos de vuelta de la que nos parece excesiva ingenuidad de los innovadores o de la dudosa unidad del proyecto de la vanguardia. Hemos tenido tiempo de ver sus múltiples facetas, sus limitaciones, su carácter ideológico no siempre al servicio de la emancipación social. Pero nos equivocaríamos si no fuésemos capaces de entender las condiciones en las que obras como la que aquí comentamos se inscribieron en su momento.

El solar en el que se decide la construcción de la nueva sede de la Editorial Gustavo Gili S.A. tiene el problema habitual de la mayoría de las edificaciones que, prácticamente desde el origen, se han construido en el patio interior de las regulares manzanas del Ensanche Cerdà. Lo que teóricamente habían de ser jardines interiores para la edificación residencial perimetral, al dedicarse a almacenes, talleres o garajes convertían estos cuadrados de aproximadamente 50 x 50 metros en techos planos, en azoteas o en cubiertas en diente de sierra debajo de las cuales se desarrollaba la actividad industrial o comercial. En raras ocasiones estos espacios interiores llegaron a conservar su condición de jardines y cuando esto se produjo se debió casi siempre a que el alto nivel de renta de los habitantes de las viviendas alrededor podían permitirse el lujo de renunciar a la edificabilidad admitida para poder disfrutar de la gratificante presencia de un jardín interior.

Gili y Bassó, los arquitectos de la futura editorial, no serán insensibles a esta paradójica contradicción, sobre todo si tenemos en cuenta que en los años de su formación, los del GATCPAC, de la República española y los comienzos de los años cincuenta, la revisión de la obra de Cerdà, de su racionalidad y su eficacia urbana, constituyeron uno de los referentes comunes a través de los cuales la tradición local del urbanismo operativo e igualitario y las ideas de la tradición moderna habían logrado un punto de encuentro.

Las primeras decisiones de las que parte el proyecto de Gili y Bassó tienen que ver con la tentativa de hacer compatible la edificación de un edificio de servicios en el interior de la manzana con el deseo de ofrecer espacios libres, jardines y complejidad formal yendo más allá de la habitual edificación de una cubierta continua que ocupase la totalidad del cuadrado edificable.
Una primera decisión clave para la forma de este edificio es, por tanto, su implantación. Por una parte, necesitando de la ocupación del patio central de manzana. Por otra, intentando dividir esta ocupación a fin de generar un sistema interior de espacios abiertos que, de alguna manera, retornasen al conjunto de la manzana la utopía del espacio ajardinado y libre.
El primer parti del proyecto es el del gran dinamismo. Creciendo de dentro hacia afuera y dejando libres una plaza interior de acceso y dos jardines, uno en un lateral y otro en la parte posterior del edificio, los arquitectos renuncian a ocupar toda la superficie disponible, generándose, de forma típicamente moderna, de dentro hacia afuera y deteniéndose ante los límites vecinos con el fin de producir sus propias fachadas. Efectivamente el edificio, a pesar de estar en un patio interior, tiene fachadas, es decir, proyecciones al exterior de las distintas funciones interiores: entrada y vestíbulo, como fachada principal, pero también fachada íntima doméstica en el lado de dirección y luminosa y relajante junto al comedor colectivo.

Esta tensión entre el interior necesario y el exterior imposible es también crucial en el caso de la que hemos llamado fachada principal. Como comentaremos enseguida este es, en buena parte, un edificio interior, con vocación de organización introvertida. Pero, ¿acaso es bueno que un edificio comercial no tenga fachada? La fachada es, por lo menos desde el renacimiento, el lugar máximo del decorum, de la apariencia dignificada de aquello que sucede en el interior. Por eso la planta y en general toda la organización del edificio están tensionadas entre una vocación interiorizada y una composición, si se quiere, más clásica, gracias a la cual se ofrece desde la calle la secuencia ritual de espacios de aproximación que llevan desde la cancela al patio abierto, a las puertas y cristaleras con brise-soleil exteriores, hasta el gran vestíbulo central entorno al cual se articula todo el edificio.

(Por cierto, es interesante advertir cómo las sucesivas transformaciones que se han producido con posterioridad, hasta la más reciente todavía en construcción en este momento, han tenido en cuenta la importancia de este episodio de aproximación al edificio de la sede editorial.)

La referencia a un sistema de tres cuerpos en paralelo del que hablaban los propios autores para explicar la organización de este edificio y para justificar la expresión externa en tres volúmenes resulta excesivamente simple a la hora de recoger la complejidad de intenciones que se yuxtaponen en la organización de los espacios fundamentales. La dialéctica entre la concepción moderna del edificio que crece desde un núcleo espacial en todas direcciones tiene aquí que confrontarse con la problemática del interior de la manzana Cerdà y la voluntad de los autores de superar la tipología del edificio industrial de cubierta uniforme convertido en un espacio interior bajo una única cubierta extendida hacia todos los límites.

Sin embargo hay que entender qué tipo de edificio constituía el encargo que ellos debían resolver. Esquemáticamente el programa podría reducirse a dos grandes funciones: oficinas y almacén. Descartada la presencia de la producción, estas dos actividades básicas eran las que debían resolverse a través del proyecto. Lo que contribuye poderosamente a hacer de la nueva sede de la Editorial Gustavo Gili S.A. un edificio complejo es la capacidad de sus autores y, por supuesto, de sus promotores de dotarlo de un programa más amplio y más articulado.

Como ya hemos dicho, quienes han escrito sobre esta obra siempre han puesto de manifiesto la apariencia de tres cuerpos claramente identificables. El del vestíbulo y las oficinas, el de los almacenes y el de las dependencias de dirección. Una traducción en un cierto tratamiento distinto de estas tres partes es la que ha canonizado esta interpretación de carácter primordialmente funcionalista. Ya hemos visto cómo esta división en tres bloques se hacía más compleja en la implantación del edificio y en su relación con los límites y espacios exteriores. También debemos observar cómo esta aparente división en tres partes tampoco es cierta cuando consideramos el conjunto del sistema interior de espacios. Tanto el modulado regular de la malla estructural única como la continua transgresión de estos tres compartimentos estancos son un principio de flexibilidad que va mucho más lejos del puro esquematismo de la división de funciones por cuerpos separados.
En este punto creemos que es decisiva la referencia a los edificios administrativos de la Johnson Wax en Racine, obra de Frank Lloyd Wright. Una obra emblemática de la década de los cincuenta, admirada y publicada en Europa y en España y sin duda referente ineludible a la hora de pensar en un edificio corporativo. Para un edificio de oficinas que difícilmente podía escapar de su condición de interior, no era viable el modelo miesiano de la planta regular con el perímetro acristalado mirando al paisaje. Aunque en muchos aspectos haya notables diferencias, es evidente que la clausura, su condición de interior, que la Johnson Wax había desarrollado y su capacidad de crear un paisaje interno, fueron una referencia fundamental en el momento de concebir este proyecto. Un paisaje interior que estaba, en primer lugar, en plena consonancia con los ideales del ambiente personalizado y de trabajo limpio que este tipo de industria pretendía organizar con carácter modélico. En segundo lugar, un interior que recogiendo la condición impuesta por las características del lugar convertía la actividad laboral de la empresa en su propia imagen, en la representación de una actividad en la que el confort, la interdependencia, la fluidez y la comunicación debían ser valores crecientes tanto desde el punto de vista industrial como estético.

Con el edificio de Wright hay otros puntos de contacto: el valor ordenador del sistema estructural; el juego de un doble nivel de iluminación cenital y localizado; la fluidez de las distintas dependencias; las formas curvilíneas contrastando con recintos rectangulares; el doble nivel de actividad entorno a un gran atrio también ocupado; la atención minuciosa a los problemas de diseño hasta las menores escalas; la unidad del mobiliario; etc., etc.

Que el edificio de Wright estuviese presente en Gili y Bassó resulta, desde el punto de vista histórico, casi fuera de toda duda. No es necesario repetir que en aspectos más epidérmicos este edificio es bien distinto. Pero creemos necesario tomarlo como la referencia conceptual clave, junto con la problemática del centro de manzana del Ensanche Cerdà, porque creemos que estas referencias, siendo claras como preocupaciones del momento, nos ayudan a entender mucho más las decisiones claves de este proyecto que las que, a menudo, se han citado: aaltianas o lecorbusierianas, cuya importancia, en todo caso, aparece a niveles mucho más estilísticos que conceptuales.

A Joaquim Gili (1916-1984) se le identifica con los fundadores del Grup R, aquel equipo de arquitectos que, nacido en Barcelona en el estudio de José Antonio Coderch en 1951, se disolvería en 1958. Junto a Pepe Pratmarsó, Antoni de Moragas, Josep Ma. Sostres, Coderch y Manuel Valls formaban parte de quienes ya habían abierto los ojos a la arquitectura en los años treinta, en plena euforia racionalista del GATCPAC y habían pasado, en uno u otro bando, por la traumática experiencia de la Guerra civil española. Francesc Bassó (1921), en cambio, formaba parte de los jóvenes que se incorporaron de inmediato a este grupo renovador junto con Oriol Bohigas, Josep Ma. Martorell, Manuel Ribas y otros.

El reciente libro de Carme Rodríguez y Jorge Torres sobre el Grup R ha puesto de manifiesto la heterogeneidad de los distintos miembros y también la variedad heteróclita de referencias que cada uno de ellos utilizaba. No tiene sentido pensar en el Grup R como un grupo unitario, con ideas y lenguaje formal bien delimitado. Hay que entenderlo, en el sórdido panorama cultural de la posguerra, como el eco múltiple, esforzado y contra corriente de lo que empezaba a ser la gran explosión plural de la reconstrucción europea. Debemos pensar que el alimento intelectual del grupo llegaba desde fuentes tan diversas como Alberto Sartoris, Bruno Zevi o Nikolaus Pevsner y que Cerdà, Antoni Gaudí o el GATCPAC eran referencias locales igualmente atendidas, al tiempo que Alvar Aalto y Wright eran los arquitectos contemporáneos más respetuosamente analizados, sin descuidar que para muchos las verdaderas referencias eran también Gio Ponti o Ignazio Gardella.

En este potpourri Gili y Bassó representan la corriente más estrictamente conectada con la tradición racionalista. Tanto por la atención a las componentes técnicas de cualquier proyecto como por una permanente sobriedad en las soluciones, este equipo, que trabajaba asociado desde 1953, se caracterizaría a lo largo de su producción por algo que no era tal vez dominante en la mayoría de los arquitectos del Grup R.

Cuando hoy reconsideramos el perfil de la actividad constructiva de los años cincuenta en España, advertimos que, más allá de la importancia cultural y de agitación contra el conformismo que el Grup R representó en aquellos años, la obra de sus componentes fue, a menudo, muy diversa. En el caso de Gili y Bassó no es fácil ver su obra en paralelo, por ejemplo, con la de Coderch o Moragas, apareciendo en cambio más próxima a los primeros trabajos de Bohigas y Martorell, anteriores a la Casa Pallars de 1958, o a los del gallego José Bar Bo o a los de los madrileños Francisco Cabrero y Rafael Echaide y César Ortiz Echagüe.

Pero estas características de claridad racionalista, de rigor técnico y de sobriedad lingüística parecen desbordarse en la que será su obra fundamental. Efectivamente, la sede de la Editorial Gustavo Gili S.A. es una obra total en la que, sin duda gracias al empeño de su cliente, Gili y Bassó encontraron campo abierto a una realización incomparablemente rica y compleja.

Este interior fluido, en el que los límites de las tres partes parecen disolverse, gira entorno a un centro que es el gran vestíbulo cubierto por una estructura aparente de doble voladizo sobre columnas de hormigón que definen el espacio de doble altura. Las oficinas entorno, la dirección, los servicios, comedores y áreas de expedición conectadas con los almacenes forman un sistema de coronas concéntricas que, en los dos pisos, tienden a incorporar todas las áreas de actividad y trabajo de la empresa en un tejido de límites deliberadamente difusos.

Las referencias en los detalles son particularmente variadas y demuestran hasta qué punto la voracidad de aquellos arquitectos ante los nuevos lenguajes les abocaba inevitablemente hacia un cómodo eclecticismo. Se podría hacer casi un inventario de las procedencias de ciertos gestos, de múltiples estilemas en las barandillas y escaleras, en las carpinterías, en las mamparas y mobiliario, en las lámparas e iluminación.

Pero debemos advertir, de nuevo, que este eclecticismo no tendría sentido si lo juzgásemos severamente. En primer lugar por su calidad intrínseca en la mayoría de los casos, con independencia de su variada procedencia. Pero, en segundo lugar, porque en el contexto de los años cincuenta esta multiplicación de las referencias y de las citas tenía un claro valor programático frente al provincianismo y la ranciedad de las soluciones al uso. Con independencia de las procedencias determinadas con las que tal vez hoy podríamos hacer un ejercicio puramente filológico, lo que queda como operación de conjunto es la cuidada respuesta, la voluntad de innovación, la claridad conceptual con la que la iluminación o el color, las circulaciones o los recintos, el confort en el trabajo o la representación corporativa, quedan resueltas en un momento histórico en el que la humanización del trabajo, la modernización de la empresa, la exactitud de los distintos cometidos y la imagen global del colectivo intentaban hacerse visibles a través de una arquitectura cuya principal preocupación era, sin duda, la de presentarse como inconfundiblemente moderna.

Ignasi de Sola-Morales

Texto íntegro de "Exterior e interior. La sede de la Editorial Gustavo Gili S.A. de Joaquim Gili y Francesc Bassó (1954-1960)" de Ignasi de Solà-Morales, aparecido en Una arquitectura para la edición. Editorial Gustavo Gili S.A. (Editorial Gustavo Gili, Barcelona, 1996, edición no venal).